Deportes

Seremi Leonardo Baño se despide hoy de su cargo: El árbitro de fútbol que guió los destinos del deporte regional

Por: Samuel Esparza | 11 de Marzo 2018
Fotografía: Mindep.cl

Fueron 10 meses que este profesor de Educación Física y ex juez asistente profesional estuvo en el puesto. Tiempo que cataloga como el más satisfactorio de su carrera en el IND, y donde jugó un rol clave en el proyecto del Polideportivo del Bío Bío.

Fue el partido más largo y riesgoso de su vida. Mucho más que los que arbitraba en Osorno, por ejemplo, donde por la cercanía de la reja perimetral con la cancha, le tocaba incluso recibir de pleno los escupitajos de la hinchada. O en el antiguo estadio Collao, desde donde recuerda la agresión más dolorosa de su carrera y que provino de la barra de Deportes Concepción: un rollo de papel amarrado con scotch que le dio de pleno en la cabeza.

Probablemente, fueron sus años en el arbitraje profesional los que  dieron a Leonardo Baño Oyarce (52), la entereza para aceptar ser seremi de Deporte (tras la partida de Álvaro Miguieles), cargo del que se despide hoy luego de 10 meses.

Para ello hizo un paréntesis en su largo recorrido en el IND, donde integraba  el área de Investigación y Diseño, y de su labor como asesor nacional de árbitros de fútbol profesional, que asumió luego de una trayectoria de 19 años en la actividad como árbitro asistente.

“Todavía me lo pregunto y no tengo una respuesta del porqué acepté el puesto. Siempre fui de bajo perfil, tuve funciones en el IND que no eran de exposición, así es que creo que me guió el amor por el deporte. Siempre participé apoyando desde la gestión, mejorando los procesos, y cuando Álvaro (Miguieles) me pidió apoyar desde la seremi, vi la posibilidad de proyectar el deporte a largo plazo”, estima.

Por todo, reconoce que cuando le ofrecieron la seremía, dudó. “Me asusté, porque no tenía experiencia política de un cargo de voluntad popular. Tampoco sabía si tenía la capacidad de salir adelante en instancias públicas. Pero dije, ‘bueno, echémosle para adelante como tantas veces y arreglamos la carga en el camino’, movido también porque me parecía importante cerrar la gestión de Álvaro. Porque él, con la asesoría nuestra, fue por un camino pero que no  alcanzó a terminar. Fue un poco por lealtad a él, al servicio donde estaba en comisión y a los proyectos que nos planteamos”.

Partido ganado

Leonardo Baño admite ser un verdadero apasionado del fútbol. Jugó en las inferiores de Deportes Concepción y Fernández Vial, en este último llegó hasta juveniles. Se retiró para estudiar Educación Física en la Universidad de Concepción (tiene magíster y diplomado en  Gestión Deportiva), así es que se dedicó a ser futbolista amateur y hasta fundó el Club Juventud Spring Hill, en San Pedro.

Por eso hoy, como si de un partido se tratara, analiza su tiempo al mando del deporte de la Región, en el que dice, consiguió varias satisfacciones.  “Una gran alegría, pese a que sólo estuve 10 meses, es que logramos finalizar la política de deporte regional, siendo la tercera región del país en aprobarla, tras Atacama y Aysén. Después desarrollamos el plan estratégico y fuimos la primera región en tenerlo, cuando incluso hoy existen otras que no la han completado”, sostiene.

“Y eso es fundamental -prosigue- porque significa que, por primera vez, nuestros deportistas estarán acompañados en su planificación, ya que la autoridad tendrá lineamientos y un plan de inversión a largo plazo; un centro polideportivo para poder acoger a los deportistas de alto rendimiento; un trabajo en conjunto con las universidades para que abran aún más sus puertas a través de becas, ingresos especiales, etc. En resumen, la inversión en infraestructura, una carta de navegación y la sensibilidad de todos los entes sobre la necesidad de llevar a cabo ese plan, nos permitirá dentro de muy poco ser pioneros y tal vez, en alguna instancia, superar a la Región Metropolitana en resultados deportivos”.

En ese ámbito, Baño pone énfasis en los tres ejes del plan estratégico. “El primero tiene que ver con la actividad física y deporte en niños, considerando los altos índices de obesidad infantil en Chile. El segundo, es el deporte masivo, esas  manifestaciones sistemáticas que no son aprendizaje ni alto rendimiento. Y el tercero es el alto rendimiento, potenciar la competencia para lograr mejores resultados, preparar a los deportistas y generar una red virtuosa entre el mundo técnico, el federado, el universitario y el público”, detalló.

Pendientes

El corto tiempo en el cargo, según Baño, conspiró para haber concretado otras tareas. “Siempre quedan cosas pendientes y, desgraciadamente, son más que los logros. Una es la creación de la corporación regional de deportes, que permita allegar recursos privados para la administración, por ejemplo, del futuro Centro Polideportivo del Bío Bío”.

“Otro tema para mí -continúa-  es firmar convenios con las universidades para desarrollar proyectos en conjunto, pues tienen un gran potencial que desaprovechamos. No tenemos que quedarnos con que el Estado financie todo, necesitamos que las universidades se hagan cargo pero, al mismo tiempo, ofrecerles cosas, porque no se trata sólo de pedir. Las universidades también tienen necesidades de infraestructura. Por ejemplo, la UdeC nos ha planteado varias veces que su pista atlética puede estar al servicio de nuestro atletismo, pero que hoy prácticamente es de cemento y no se puede hacer formación o deporte de alto rendimiento. Eso va ligado con darle a nuestros deportistas herramientas para que compitan mejor, se sientan bien y tengan mayores resultados”.

Polideportivo de todos

Leonardo Baño no duda en señalar al Polideportivo del Bío Bío como el mayor orgullo de su gestión. Bajo su administración, se consiguió la RS del Ministerio de Desarrollo Social que dio luz verde para que el Consejo Regional aprobara, por unanimidad, más de $400 millones para el diseño del proyecto. Y, más recientemente, la firma de convenio entre la dirección regional de arquitectura del MOP y el intendente Rodrigo Díaz, y la posterior rúbrica de este último, que en palabras de Baño, “permitirá que el diseño se ejecute sin contratiempos este 2018, con el MOP y la intendencia a la cabeza”.

“Sería bonito que el Polideportivo se considerara en parte como nuestro legado, donde por cierto tuvimos gran aporte de gente como los consejeros Alicia Yáñez y Hugo Cautivo, y de anónimos profesionales de varias áreas de Gobierno. Aún recuerdo lo sucedido en el pleno del Consejo Regional: no funcionó el botón de votación electrónica y los consejeros de todas las tendencias aprobaron el proyecto a mano alzada y en forma unánime”, agrega”.

Y culmina: “hitos así permiten que me vaya satisfecho y tranquilo, porque siempre tuve el apoyo de toda la gente del deporte. Creo que en 10 meses hicimos mucho, cosas que venían con la impronta del seremi anterior, pero también otras que nacieron después que él se fue, y de las que ya vemos frutos. Con eso me doy por pagado”.

Etiquetas