Deportes

Sobre el Sistema Deportivo Nacional

Por: Diario Concepción | 02 de Octubre 2017
Fotografía: Raphael Sierra.

Carlos Matus Académico, 
Dr. en Actividad Física,Educación Física
y Deporte Facultad de Educación Ucsc

A fines del año pasado, el Ministerio del Deporte promulgó la nueva Política Nacional de Actividad Física y Deportes 2016-2025, instrumento que vino a reemplazar a la ya destemporalizada “Política de Deportes” de 2002.

Este instrumento desarrollado con un fuerte componente participativo, contiene una serie de elementos que otorgan las directrices para el desarrollo deportivo de nuestro país, hecho muy relevante a la hora de proyectar el deporte recreativo, formativo y de alto rendimiento.

Se considera el Sistema o Modelo Nacional de Actividad Física y Deporte (Sistema Deportivo), integrado básicamente por dos ejes: organizaciones del ámbito público (servicios públicos) y otras de naturaleza privada (clubes, asociaciones, federaciones, empresas, etc.)

Considerando lo anterior, reflexionaré sobre el Sistema Deportivo de Chile, y particularmente en la articulación de las dimensiones pública y privada. Para limitar este análisis, me supeditaré al deporte federativo, el cual tienen una injerencia relevante en el alto rendimiento.

El Sistema Deportivo se caracteriza por una alta participación estatal, tanto a nivel de servicios, como en aportes/subvenciones a organizaciones. Lo anterior se explica por el desarrollo de programas y proyectos por parte del IND-Mindep y también por los recursos que se derivan a las organizaciones deportivas privadas, como el Comité Olímpico de Chile y las Federaciones, en el caso del alto rendimiento.

De acuerdo a las clasificaciones existentes de los sistemas deportivos que rigen los países, el nuestro se categoriza como mixto, ya que intervienen actores públicos y privados. No es así, por ejemplo, en otros países como EE.UU o Italia, donde lo privado desde la perspectiva económica y organizacional se sobrepone, con un alto grado de desarrollo de la llamada “industria del deporte”.

La estructura y características de nuestro Sistema Deportivo genera una alta dependencia económica de las organizaciones deportivas ( federaciones, clubes, asociaciones, etc.) con el Estado, lo que se ha transformado en un factor muy influyente en el desarrollo del alto rendimiento, ya que el financiamiento del deporte se supedita esencialmente a un solo actor: el Estado chileno.

El contar con Federaciones Deportivas dependientes en un 90% o más de los aportes del Estado lleva a que la disposición de recursos para la formación y rendimiento deportivo sean reducidos, implicando que la demanda de estos supere a la oferta disponible. Lamentablemente las federaciones de nuestro país no poseen o no han desarrollado la capacidad de generar ingresos que puedan complementar los aportes estatales, lo cual permitiría potenciar el fomento del alto rendimiento y de la formación deportiva.

El escenario actual establece de forma concreta desafíos, tanto para la institucionalidad pública como para las organizaciones deportivas. Estas deben plantear estrategias que atraigan recursos y fortalezcan las competencias dirigenciales, lo que sumaría un factor esencial en la mejora del deporte de alto rendimiento. Además, es necesario mencionar que el Estado no debe ser el único responsable de sostener el Sistema Deportivo, también debe existir un compromiso de las organizaciones deportivas.

Etiquetas