Deportes

MOTORES" 17: Mitos y realidades ¿Qué bencina debo usar en mi auto?

Por: Daniel Kuschel | 18 de Septiembre 2017
Fotografía: Raphael Sierra P.

El desarrollo de los motores de los automóviles ha evolucionado mucho en las últimas décadas y, dentro de ello, se busca siempre optimizar el rendimiento o autonomía que tiene el vehículo.

Para lograr esto, la tecnología tuvo que adecuarse principalmente en la compresión de la mezcla, ya que mientras más se logre, se obtienen mejores condiciones para la explosión necesaria para el funcionamiento del motor.

A inicios de los ‘90 aparecieron las gasolinas que hoy usamos, las de color verde cuya principal característica es que no contienen plomo, aditivo que dañaba los, en ese tiempo recién llegados, convertidores catalíticos de los autos y el  desarrollo permitió ir mejorando también la tecnología de los motores, por lo que las  gasolinas de 93 octanos original que se resiste más a explotar, quedó corta y comenzó a  utilizarse la de 95, y para algunas marcas de un desarrollo muy avanzado -y de lujo- se estableció la de 97.

En esta línea de uso, Jorge Ochipinti, director de carreras del Área Mecánica en Inacap de ConcepciónTalcahuano,  nos confirma y desmiente algunos mitos que hay sobre el uso del combustible.

“En general, un 80% del parque automotor en Chile debería usar gasolina de 93 octanos, y casi todo el resto que tiene mayores tecnologías usa  95, dejando un 1 o 2% que usa 97”, señala el experto.

Pero vamos derribando o confirmando algunas teorías.

– Si le pongo gasolina de más octanaje cuido más el motor:

“Por el contrario, la  gasolina de 97 octanos genera mayor resistencia a la explosión, por tanto genera mayores cantidades de residuos  o carbonilla”, sostiene Ochipinti. “A los 100 kilómetros si  se hace esto hay que descarbonizar el motor, por usar  una gasolina que no era la  adecuada para él. Hay talle- res que se dedican a ello”  agrega.

– Si uso una gasolina de menor octanaje a la que me corresponde mi motor va a  fallar.

No es correcto completamente. “Lo que vas a sentir es un pequeño cascabeleo cuando expones el vehículo a carga, por ejemplo, al subir una pendiente fuerte, porque la gasolina explota antes de lo que debe y por ello tiende a cabecear”, explica el experto. “Por ello no es adecuado usar una gasolina de menor octanaje que la recomendada  por el fabricante”, sostiene,  tomando en cuenta siempre que esto es mientras el  motor del auto no sea modificado.

– Si uso una gasolina de mayor octanaje voy a gastar menos en combustible.

Falso. Las gasolinas de  mayor octanaje son más caras y la diferencia de rendimiento no compensa el mayor gasto. El poder calorífico  de los combustibles es el mismo.

Como recomendación, si usted está usando una gasolina que no corresponde y  quiere volver a la que le recomienda su fabricante, debe  hacerlo en forma gradual. Ejemplo, si quiero pasar de  97 a 93, la idea es que la primera vez ponga un cuarto  de 93 y tres cuartos de 97, en la segunda mitad y mitad, en la tercera tres cuartos de 93 y un cuarto de 97, y recién en la cuarta llene completo el estanque con la bencina que le corresponde.

Esto porque “si estamos trabajando con un combustible equivocado, habrá carbonilla que se desprenderá inmediatamente al uso de 93, y se adherirá a algunos  elementos que dejará el motor trabajando mal, por lo que te sacarás un problema y te meterás en otro”, sostiene Jorge Ochipinti.

 

Etiquetas