Ciudad

Christian Schmitz: “Necesitamos recursos para la salud mental de los alumnos y el Estado nos dice que no”

El rector de la Ucsc realizó un balance de la gestión realizada en la casa de estudios y lo que viene de cara a los desafíos que enfrentan en materia de gratuidad, autonomía universitaria y el recién creado Cruch Bío Bío-Ñuble.

Por: Marcelo Castro | 10 de Julio 2019
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Un nuevo aniversario cumple hoy la Universidad Católica de la Santísima Concepción, son 28 años de vida independiente, y motivos para celebrar tiene, como ser el artífice en la creación del Cruch Bío Bío-Ñuble.

Pero también tiene desafíos varios, los que han sido puestos por la contingencia. La situación financiera de la casa de estudios a raíz de la gratuidad y la errónea interpretación que realizó el Mineduc en la aplicación de la normativa en aquellos estudiantes que perdieron la gratuidad.

En conversación con Diario Concepción, el rector Christian Schmitz abordó la forma en que la casa de estudios enfrentará la salud mental de sus alumnos, situación que salió a la luz durante las últimas manifestaciones.

-¿Qué balance se hace durante este periodo?

-Son 28 años de vida autónoma y el crecimiento en infraestructura es lo que primero resalta para el público externo, sin embargo, también hemos crecido como institución y su infraestructura orgánica, procedimientos y en el quehacer de toda la vida académica que nos permite asegurar la entrega de calidad académica.

-Calidad académica que será fiscalizada por la Superintendencia de Educación ¿Cómo se ha preparado la Ucsc para eso?

-Estimamos que desde siempre hemos sido una institución muy seria en la relación con terceros externos en la ejecución de proyectos y administración de fondos públicos. El prepararse para la Superintendencia significa cumplir la ley, generando algunos cambios estructurales que implican, fundamentalmente, la contratación de administrativos y mejorar los procesos de rendiciones ante las autoridades públicas.

-Calidad de la educación es lo que piden los estudiantes, a usted que la correspondido varias de ellas como rector. ¿Cómo observa esta situación?

– Como un desafío, ya que la universidad se encuentra en un proceso de mejora continua hacia los estudiantes y, por otro lado, como una propuesta desde lo formativo, ya que nuestros estudiantes provienen de contextos con carencias socio afectivas y requieren apoyos pedagógicos y psicológicos. Esto nos significa forma personas para la convivencia social y ahí notamos precariedades en el sentido de que se necesita enseñar consistencia y coherencia en el hacer.

-Usted mencionó el tema de la salud mental, una situación que los propios estudiantes han puesto en la palestra pública. ¿De qué forma la universidad abordará esto?

– Creemos que psicólogos hacen cada vez más faltas, ya que los problemas de salud mental van en aumento y el estilo de vida actual tiene esa consecuencia, entonces, con el modelo en donde el Estado subsidia el sistema chileno se requiere que los grupos intermedios se hagan cargo, porque el Estado se va a replegar y eso se ve en los consultorios, de esa forma el problema se traslada a las universidades. De esta forma, las universidades salimos de nuestro giro educacional y comenzamos a prestar apoyos socio afectivos, también estamos frente a una desviación del sistema educacional chileno del que debe hacerse cargo el Estado, nosotros no tenemos clínicas de salud mental en nuestros campus y muchas veces se necesitan. Que hacemos como universidad, prestamos una atención primaria y derivamos al servicio público y ellos nos derivan a nosotros. Necesitamos recursos económicos para enfrentar el tema de la salud mental y el Estado nos dice que no, estamos operando al límite.

-¿En qué sentido se encuentran operando al límite?

-Me refiero al límite de los recursos destinados para prestaciones médicas, psicológicas y psiquiátricas. Los presupuestos no están diseñados para las necesidades de salud mental en ninguna universidad del país y debemos realizar un debate sobre este tema.

-¿De qué manera está afectando a la Ucsc la interpretación errónea que realizó el Mineduc de la gratuidad?

-Se vislumbran problemas de sustentabilidad si por parte del gobierno no hay un cambio en el criterio, porque la pérdida de gratuidad todavía no genera todo el impacto. Esperamos flexibilidad, criterio y comprensión por parte del Mineduc y esperamos que se entreguen los recursos necesarios, ya que no tenemos los recursos necesarios para hacerlo. Esperamos una solución lo más pronto posible y tomando en cuenta las múltiples necesidades de cada una de las universidades.

-Otro hito de su gestión es la reciente creación del Cruch Bío Bío ¿Qué podemos esperar a futuro de esta alianza?

-Esto nos sirve para un intercambio de experiencias interinstitucionales que nos entrega una gran ventaja con lo que esperamos visibilidad hacia afuera, demostrando unión frente a terceros, ya sea autoridades o instituciones pares y nos vamos a ir transformando en un interruptor para la Región, esto en la generación de proyectos para la zona, haciendo aporte social y cultural  para la Región.

Etiquetas