Ciudad

Cuatro estudiantes del Liceo Enrique Molina fueron apartados por agredir a docentes

El seremi de Educación calificó el ataque a las profesionales como "cobarde" y llamó a los colegios a adoptar medidas de resguardo y ocupar la ley Aula Segura.

Por: Daniela Salgado | 04 de Abril 2019
Fotografía: Seremi de Educación

El pedir justificativo autorizado por los apoderados para salir o ausentarse del establecimiento, fue la causa que generó la molestia en un grupo reducido de alumnos del Liceo Enrique Molina, quienes además de cortar el tránsito en Víctor Lamas, agredieron a dos profesionales del establecimiento, durante la jornada del miércoles.

Una trabajadora social y profesora de Lenguaje fueron las afectadas por el ataque de cuatro estudiantes. En el caso de la primera, se presentó una denuncia en Fiscalía y la profesional debió constatar lesiones.

El rector del establecimiento Julio González precisó que la protesta fue protagonizada por un grupo minoritario de alumnos, que no superan los 10 a 15, y “no representan a la institución ni el trabajo que están desarrollando los profesores, la sociedad de exalumnos, el rector de la Universidad de Concepción, quienes están realizando una labor por el bien de la institución”.

El seremi de Educación, Fernando Peña, condenó la agresión y la calificó de “cobarde” ya que los estudiantes pasaron por alto que “son personas adultas que están preocupados de educarlos, que detrás de los profesores hay personas que tienen el derecho a trabajar en un ambiente armónico y sin violencia”.

Además reiteró que este tipo de hechos no hacen más que “deteriorar la educación pública y en especial a este emblemático liceo”.

Aula Segura

Ante eso, y en base a lo que establece el reglamento interno, los agresores fueron apartados de la comunidad educativa para someterse al proceso abreviado.

“Van a tener un debido proceso, que dura cinco días, en los que la investigación podrá determinar la expulsión de los alumnos para que se recupere la tranquilidad”, precisó el seremi.

Durante la jornada, los jóvenes – en compañía de sus padres- fueron entrevistados en base a las garantías que establece el reglamento.

Con este hecho, la Región del Bío Bío se convierte en la primera en aplicar el Aula Segura.

“Llamo a que los establecimientos a adoptar medidas de resguardo y ocupar la ley que permite apartar y generar procesos abreviados, para no continuar exponiendo a las víctimas”.

Etiquetas