Ciudad

Bienes Nacionales tiene 4,7 hectáreas para viviendas de integración social

Los cuatro paños están ubicados en Los Álamos, Los Ángeles, Antuco y Yungay serían los favorecidos. Vivienda y Urbanismo hará estudio de suelos para determinar factibilidad de obras.

Por: Ximena Valenzuela | 05 de Agosto 2018
Fotografía: Raphael Sierra P.

Buscando impulsar la integración social en viviendas, la seremi de Bienes Nacionales puso a disposición de la cartera de Vivienda y Urbanismo un total de 4,7 hectáreas disponibles en la Región para soluciones habitacionales, tanto de familias vulnerables como de sectores medios.

El seremi de Bienes Nacionales, James Argo, detalló que realizaron un estudio preliminar, que ya fue entregado a Vivienda y Urbanismo, que determinó las 4,7 hectáreas disponibles que implican un aporte de $909 millones.

Las hectáreas disponibles están ubicadas en Los Álamos con un paño de 30.125 metros cuadrados en el antiguo camino público; otro en Los Ángeles, en el sector Paillihue, de 6.645 metros cuadrados; un terreno de 4.521 metros cuadrados en Yungay, ubicado a sólo cinco cuadras de la plaza de armas, y el último en Antuco de 5.710 metros cuadrados con una ubicación privilegiada a sólo una cuadra del municipio.

Explicó que si bien su cartera posee a nivel nacional el 54% de los terrenos, la mayoría están concentrados en el norte y sur del país. “Acá en la Región estamos hablando de un 3% del territorio nacional donde cerca del 80% está destinado a reservas naturales y el 20% restante tenemos 2808 inmuebles que están siendo utilizados por distintas organizaciones”.

Manifestó que la medida impulsada por el Presidente Sebastián Piñera y el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, de poner a disposición el patrimonio fiscal para distintas iniciativas sociales entre las que está la vivienda. “Conversamos con el seremi (Emilio Armstrong) que hay una lista de espera de cerca de 35.000 personas para acceder a subsidios de vivienda en la Región. Por lo tanto, vamos a colaborar en ese objetivo”.

La idea es que al entregar terrenos se puedan construir viviendas de mejor calidad e, incluso, de más metros cuadrados, y que se transforme en una política pública que se replique en el país. “Es un poco como lo que pasó en Aurora de Chile, que es un conjunto habitacional bastante grande, a cuadras de la Plaza Independencia y que esperamos que en conjunto con el soterramiento de la vía férrea se logre una real integración”.

Análisis de terrenos

El seremi de Vivienda y Urbanismo, Emilio Armstrong, afirmó que su cartera ya se encuentra realizando un análisis de factibilidad de los terrenos para determinar si es posible desarrollar viviendas en ellos. Detalló que se debe verificar que estén con un uso de suelo residencial, que cuenten con una buena superficie, ubicación y una evaluación técnica del suelo.

“Ahora la gracia de la alianza con Bienes Nacionales es que al final el costo del terreno se traduzca en departamentos de mayor superficie, calidad o eficiencia energética. Pero si no es un terreno de buena calidad se debería invertir mucho en mejorarlo”, dijo y agregó que de ahí la importancia del estudio que están realizando.

Actualmente, según explicó Armstrong, ya hay 45 iniciativas postulando a nivel regional para realizar proyectos de integración social por lo que hay tiempo para determinar la calidad de los terrenos. De hecho, estima que el análisis estará terminado durante el primer semestre de 2019 para que estén disponibles para la postulación del próximo año, sobre todo, tomando en cuenta que en la Región, incluyendo a Ñuble, hay un déficit habitacional de 35.000 viviendas, entre allegados y personas que viven en hacinamiento, demanda que podría aumentar en los próximos años.

En el caso que los terrenos sean aptos para la construcción de viviendas la seremi de Bienes Nacionales transferirá en forma gratuita a Vivienda y Urbanismo los paños, se lograría ahorrar hasta un 10% del valor total del proyecto.

Cabe destacar que el 30% de las viviendas de cada proyecto desarrollado estará destinado a sectores vulnerables, que pueden optar a viviendas de 1.200 UF, sin deuda, con un ahorro de 30 UF. En tanto, la clase media, que concentra el 70% de las soluciones habitacionales de hasta 2.200 UF, con un subsidio de 1.200 UF, al que, en general, deben agregar un crédito bancario cercano a las 500 UF.

Escasez de suelo urbano

Para el premio nacional de Urbanismo, Sergio Baeriswyl, la entrega de terrenos por parte del ministerio de Bienes Nacionales para construir viviendas sociales es una muy buena iniciativa.

“Es necesario recordar que uno de los principales problemas de nuestras ciudades es la segregación social, producida por la mala localización de las viviendas para familias vulnerables. La escasez de suelo urbano para este tipo de viviendas ha llevado por años a su emplazamiento en la periferia, limitando fuertemente las posibilidades de integración de ellas a la sociedad y la ciudad en su conjunto”.

Eso sí, destacó que lo ideal es que estos terrenos para viviendas integradas, debieran estar ubicados en la proximidad a los centros de servicios (colegios, consultorios, comercio y lugares de trabajo), con buena conectividad y transporte público.

Manifestó que este tipo de proyectos ayudan a reducir el déficit, pero no lo solucionan. Además, según dijo, es necesario aumentar los montos de subsidios de localización, incrementar los mecanismos de subsidio a la vivienda de arriendo e incentivar la densificación integrada.

Baeriswyl recalcó que es una muy buena política que debe aprovechar la reducción del costo de suelo, para mejorar la calidad de las viviendas, por ejemplo: mayor superficie, mejores terminaciones, eficiencia energética y sobre todo, mejorar la calidad de su arquitectura.

“Ahora bien, es importante entender que los conjuntos de viviendas integradas deben considerar grupos de familias de diferentes ingresos y evitar así concentración de familias del mismo segmento, de lo contrario no existiría intercambio social y cultural”, sostuvo.

Un gran aporte

Como una gran noticia catalogó el alcalde de Los Álamos, Jorge Fuentes, la entrega del paño de 30.125 metros cuadrados. “Porque la casa propia mejora la calidad de vida de nuestros vecinos y que mejor con el trasfondo de la inclusión social que ha sido tan potente, expresado a través de la vivienda, como lo impulsó Joaquín Lavín y que luego el ministerio se suma a impulsar con mucha fuerza”.

Destacó que en el último tiempo en su comuna se han realizado dos proyectos de viviendas, que en los cinco años al mando de la comuna ya se han entregado 1.200 viviendas en distintos barrios, lo que demuestra que en Los Álamos existía un déficit con respecto a la casa propia.

“Por lo tanto, todo proyecto que siga en esa línea para el territorio de Arauco y Los Álamos es muy positivo. En el municipio tenemos una lista de 400 familias inscritas para postular a algún comité o proyecto, y fuera de ello, existe otra demanda la que tienen algunos comités con Egis por fuera del municipio, que no manejamos la cifra”, dijo y agregó que la comuna según el último Censo creció de 21.000 habitantes a más de 25.000 mil por lo que la demanda por viviendas continuará avanzando.

El alcalde de Los Ángeles, Esteban Krause, afirmó que el terreno que está entregando Bienes Nacionales estuvo abandonado por mucho tiempo y que sólo hace pocos meses se construyó en una parte de él un jardín infantil. Aseguró que el paño tiene las condiciones de ubicación, servicios básicos para que más familias cuenten con la casa propia, y que a pocos cuadras de él se levanta un proyecto similar de privados.

Los Ángeles no sólo tiene un déficit habitacional de 9.000 familias, sino que también escasez de terrenos, lo que permitiría palear en parte la necesidad. Destacó la mejora que se piensa realizar en las construcciones, especialmente, de aislación térmica o aumento de metros cuadrados, que dará mejores condiciones a las familias e integrarlos al espacio urbano, desarrollando los territorios por igual.

Se necesita más suelo urbano

El past presidente de la Cámara Chilena de la Construcción, Manuel Durán, sostuvo que siempre los aportes son buenos, especialmente cuando se habla de terrenos del Estado, pero que 4,7 hectáreas, divididas en cuatro paños no harán la diferencia.

“Lo que nosotros vemos como CChC es que este tipo de proyectos se seguirá haciendo de manera muy puntual, donde el Estado disponga de terrenos y los entregue para poco menos llevar a costo cero el terreno para realizar proyectos de integración urbana”, dijo y agregó que en un terreno de tres hectáreas podrían construirse cerca de 140 viviendas, cifra muy menor a la demanda existente, pues, según dijo, por año se construyen más de ocho mil.

Manifestó que Concepción y Talcahuano tienen paños abandonados en los que se podría construir, pero que “ahí debería apoyar el Estado expropiando, como un actor principal, para lograr construir en sectores centrales. Porque un privado siempre buscará construir donde el suelo urbano sea más barato”, concluyó.

Etiquetas