Ciudad

Universidad de Concepción: un lugar emblemático para la identidad local

Desde el 2016, el plano histórico del campus de la UdeC fue nombrado Monumento Nacional. Hay esculturas, áreas verdes, museos y postales urbanas como el Arco, el Foro y el Campanil.

Por: Diario Concepción | 14 de Mayo 2018
Fotografía: Contexto | Agencia UNO

Un reciente sondeo de opinión demostró que uno de los lugares con el que los penquistas se sienten más identificados es la Universidad de Concepción. Si se recorre el campus, ello no es de extrañar. Está considerado entre los más bellos de Latinoamérica, y además constituye un espacio emblemático para la comunidad. Todo ello es parte del reconocimiento como Monumento Nacional para su plano histórico otorgado hace dos años.

El campus es la concreción de un sueño de don Enrique Molina, quien tras conocer algunos planteles internacionales entre 1918 y 1919 planteó la idea de una ciudad universitaria en lo que entonces era el sector “La Toma”. A diferencia de las universidades Católica y de Chile, la UdeC fue la primera en emerger desde un proyecto ciudadano.

Paseo por la historia

Según recuerda el profesor Jaime García Molina en su libro “El Campus de la Universidad de Concepción, su desarrollo urbanístico y arquitectónico”, la forma de los campus norteamericanos, conformados en general en torno a “un gran óvalo o espacio central rectangular definido por los edificios de las principales y más antiguas unidades académicas” causó una fuerte impresión en el rector Molina, como él mismo lo relata en su libro “De California a Harvard”.

Entre las construcciones que se han convertido en iconos de la ciudad y la región destacan el Campanil y el Arco de Medicina. Ambos elementos fueron apreciados por primera vez por don Enrique Molina en la Universidad de Berkeley, en San Francisco. Al respecto, escribió que en ella “se alza el hermoso, blanco y altísimo campanil de la Universidad, como un faro espiritual, como un emblema del benévolo señorío de la cultura universitaria”. Respecto de la otra estructura, dejó constancia que “la principal entrada la constituye un hermoso arco de hierro, que es como la gran puerta de un parque”.

Gracias a este viaje, pronto el campus Concepción comenzó a tomar forma y un orden específico, debido al plano regulador desarrollado por el prestigioso urbanista Karl Brunner (a contra de 1957, dicho plano regulador sería continuado, aunque con características diferentes, por el arquitecto Emilio Duhart).

Luego de la construcción de los primeros edificios, como la antigua Escuela Dental (actual Casa del Arte), el edificio de Física-Matemáticas (actual Facultad de Ciencias Químicas), el Pabellón de Anatomía y los antiguos edificios de Biología (actual Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas), Derecho, Educación (actual Facultad de Humanidades y Arte) y Farmacia, en 1944 fue inaugurado el Campanil. El Arco, en tanto, construido para la Facultad de Medicina (y que hoy en día alberga a la Facultad de Ciencias Biológicas) comenzó a ser utilizado a contar de 1954, luego de casi ocho años de construcción.

Después de que don Enrique Molina dejara su cargo; en 1956 su sucesor, el rector David Stitchkin Branover, propuso al directorio la ampliación de la ciudad universitaria, iniciativa de la cual surgieron el Foro y el monumento al espíritu de los fundadores de la Universidad, ubicado a un costado de este.

Cabe mencionar que un mes después del terremoto de mayo de 1960, un incendio afectó al edificio de la antigua escuela dental, en Chacabuco con Edmundo Larenas. A partir de ello, se decidió construir allí la Casa del Arte de la UdeC, trabajos que finalizaron en 1965, año en que también concluyeron las obras del grupo de seis artistas chilenos y mexicanos, que pintaron al interior de ese museo el imponente mural “Presencia de América Latina”, probablemente uno de los más impresionantes que existen en Chile y que, junto al Campanil y el Arco, es otro de los sitios más reconocidos de la Universidad, sitial que comparte además con otras estructuras como la Biblioteca Central o el edificio de Aulas, más conocido como “El Plato”.

Un dato no menor, que muestra el crecimiento de la UdeC, es que cuando esta partió, el primer inmueble con que contó fue el ubicado en O’Higgins 850, que se arrendó en 1919 para albergar a la antigua Escuela Dental. Hoy, a diferencia de esos inicios, la UdeC cuenta con instalaciones por un total de 258 mil 877 metros cuadrados.

Paseo Patrimonial

Fiel a su propósito de ser una ciudad universitaria, el campus de la UdeC es un punto de encuentro para la comunidad penquista, ya sea para disfrutar del tiempo libre o para ocasiones especiales como festivales, actos públicos o los concierto que cada año ofrece la Orquesta Sinfónica. Todo ello en un entorno de esculturas, áreas verdes y el encanto de la Laguna de los Patos.

Es más, cada año, con motivo del Día del Patrimonio, la UdeC abre un circuito que da cuenta de su aporte a la historia regional. Allí se considera el foro, la Pinacoteca, y los museos de Anatomía (ubicado en el edificio del mismo nombre, a un costado del Arco y donde antiguamente estaba el Servicio Médico Legal), Zoología (en el tercer piso del edificio situado frente al esqueleto de la ballena), Geología (en la parte alta de la universidad, accediéndose por el costado de la Laguna Los Patos) y Arqueología, ubicado en el aula 7, en el edificio El Plato .

Etiquetas