Ciudad

Químicos Farmacéuticos denuncian acoso laboral en Servicio de Salud Talcahuano

Por: Ximena Valenzuela | 24 de Noviembre 2017
Fotografía: Archivo

El organismo afirmó que no existen denuncias. Ministra de Salud pidió una auditoría al servicio, documento que aún no ha llegado a la zona.

El presidente nacional de los Químicos Farmacéuticos, Mauricio Huberman, se reunió con la ministra de Salud, Carmen Castillo, para denunciar cuatro casos de acoso laboral a integrantes del gremio en el Servicio de Salud Talcahuano.

“Hemos visto que algunos de nuestros dirigentes después de hacer declaraciones sobre el incumplimiento de la Ley de Fármacos han tenido que soportar una serie de acciones en su contra, como cambios de lugar de trabajo, suspensiones, anotaciones de demérito, bajas en sus sueldos, sin derecho a ejercer su legítima defensa. A otros con contrato fijo se les ha indicado el término anticipado por tres meses, lo que habría que estudiar su legalidad”, dijo Huberman.

La primera autoridad del gremio culpó directamente al director del Servicio de Salud Talcahuano, Mauricio Jara, por los hechos, afirmando que, a su juicio, él causó los problemas y no ha permitido la defensa de sus asociados.

Agregó que han intentado solicitar una reunión con el director del servicio, pero que ha buscado subterfugios para eludir la reunión. “La pedimos formalmente y solicitaron que debía ser por lobby, luego  de ese modo y pidieron una carta firmada por cada uno de los afectados para asegurar nuestra representación. Todas mañas para ganar tiempo y no reunirse formalmente con un gremio serio que busca conocer como de pronto cuatro profesionales reconocidos por años se transforman pésimos para el servicio. Muchos de ellos reconocidos anteriormente por el mismo Servicio de Salud por sus años de ejercicio. Una de las cuales lleva 24 años de ejercicio profesional”.

De hecho, los químicos farmacéuticos cuestionados tenían en promedio calificación 7.0 y estaban en lista uno, ahora presentan en promedio nota 3.0 en lista dos.

Por ello, el gremio se reunió con la ministra a quienes le solicitaron una investigación del caso. Ante ello, la jefa nacional de Salud ordenó una auditoria. “También nos va a recibir el departamento de personal del Minsal la próxima semana por nuestras denuncias”.

Huberman aseguró que las denuncias no afectan al Gobierno, sino al servicio de salud de Talcahuano y afirmó que al Gobierno le complicaría si decide no investigar la situación, sobre todo, considerando que el resto de los gremios de la Ley 19.664, que establece normas especiales para profesionales de los Servicios de Salud, están averiguando de otros casos y ya les han informado, extraoficialmente, del caso de un médico que estaría siendo víctima de acoso laboral en el mismo servicio.

Estamos tranquilos, manifestó Huberman, pues la auditoría ordenada por la ministra permitirá decidir las acciones a seguir. “Lo primero que debería suceder es que se eliminen las notas de demérito de los profesionales porque nos parece que han sido injustificados, en algunos casos ni siquiera tuvieron derecho a defensa, lo que me parece que es lo último en un país donde todo el mundo tiene derecho a defensa cuando se le acusa de algo, deberían reintegrarse en sus puestos sin  baja de sueldo y, en caso que corresponda, entregar las excusas”.

Eso sí, dijo que si la persona es encontrada culpable, quizás deberá dejar el servicio. Ahora bien, en caso que se determine que no incurrió en falencias se debería, según dijo, buscar otro superior directo y lo que se pueda realizar en el marco de la ley contra el acoso laboral.

En la misma línea, Pedro Novoa, vicepresidente regional del gremio, aseveró que en Bío Bío existen cerca de 1.000 profesionales, de los cuales 200 trabajan en el sector público, donde se han encontrado con situaciones anómalas como cambios en los lugares de trabajo e intervenciones en sus labores, luego de denuncias por limitada fiscalización. “El tema es que hay pocos fiscalizadores, en la provincia de Concepción donde deben fiscalizar a farmacias privadas,  a las de hospitales, botiquines y otros lugares donde hay medicamentos hay dos personas. Este tema de la fiscalización se arrastra por años”.

Al paso de las críticas contra el Servicio de Salud Talcahuano, salió jefe del departamento jurídico del organismo, Aníbal Cea, quien indicó: “sabemos de este reclamo que, en realidad no es cierto”, dijo.

Explicó que la baja de calificaciones se da única y exclusivamente por la evaluación a la que son sometidos los funcionarios cada año. “Un año pueden estar bien evaluados y al siguiente no, pero eso no tiene por qué estar relacionado con acoso laboral”.

Agregó que la comisión calificadora es del más alto nivel médico o administrativo, según corresponda, pero que no es vista por el director del organismo, “al director sólo llega como apelación (…) pero no tenemos ningún caso de acoso laboral contra el director”.

Aseveró que se abrieron a la posibilidad de conversar el tema a través de la ley de Lobby, pero que nunca lo hicieron.

Recalcó que los reclamos no son ciertos, porque jamás han recibido denuncias de acoso laboral. “Me parece que por lo mismo no debería ser noticia porque no son hechos que están verificados”, dijo y comentó que cuando han tenido denuncias de ese tipo se han realizado exhaustivas investigaciones.

Indicó que de las cuatro personas dos no han hecho denuncias y, que uno de los casos fue investigado sin llegar a constatar el acoso, “pero no se persigue a la persona que hizo la denuncia porque lógicamente se está investigando una situación que tiene derecho a plantear”.

Hasta el momento, no ha llegado aún ningún documento que solicite la auditoría al servicio.

Etiquetas