Ciudad

Helipuerto del Hospital Regional puede ser usado, pero con restricciones

Por: Ximena Valenzuela | 24 de Septiembre 2017
Fotografía: Cedida

Servicio de Salud Concepción contempla para realizar en 2018 un programa de mejoramiento integral de la plataforma para aeronaves. Por el momento, la alternativa para pacientes graves es el Regimiento Chacabuco, punto desde el que son trasladados por tierra al centro hospitalario.

Si bien, el hospital Guillermo Grant Benavente de Concepción es considerado como el más grande y más complejo del país debido a la gran cantidad de especialistas que posee y, también a la alta tecnología que tiene para atender a dos millones de pacientes a nivel regional, aún no cuentan con su helipuerto totalmente operativo.

Se debe recordar que la loza para el aterrizaje de helicópteros, ubicada sobre la torre del Paciente Crítico, quedó inutilizable tras el terremoto del 27 de febrero de 2010. Más tarde en agosto de 2015 el inmueble fue habilitado. En ese momento, el helipuerto volvió a su lugar, pero sólo en apariencia, pues en la práctica aún no recibe vuelos.

En caso de emergencias que requieran transporte aéreo de heridos graves, o bien, para facilitar procuramientos de órganos para trasplantes, las aeronaves llegan al Regimiento Chacabuco y, desde ese lugar, el recorrido al Guillermo Grant Benavente, de ocho minutos en promedio, se termina con un móvil del Sistema de Atención Móvil de Urgencias, Samu.

Ramón León, jefe del Samu Costa, responsable de los servicios de Salud Concepción, Talcahuano y Arauco, afirmó que, a pesar de que el helipuerto no está en uso “estamos bien coordinados, esperando a los pacientes con una ambulancia de avanzada – que cuenta con médico, enfermero y drogas vasoactivas, entre otros- y con el apoyo de Carabineros y Bomberos”.

Además, el helipuerto sería un apoyo mayor para los trasplantes de órganos, pues el tiempo es limitado, así lo explicó Enrique Seguel, jefe del equipo de cardiocirugía del Regional, “desde que se realiza el procuramiento hasta que se hace el trasplante hay que proteger bien el órgano.  Tenemos un máximo de cuatro horas entre que pinzamos el corazón, es decir, que deja de recibir sangre,  hasta que lo tenemos latiendo en otro sector”, comentó.

Ervin Schumacher, encargado (s) de trasplantes del Regional, indicó que una vez que está definido el paciente “que recibirá el órgano hay que buscar la mejor forma de ir en su búsqueda, avión o helicóptero, facilitado muchas veces por la fuerza aérea para lograr acceder a lugares más remotos. Ahora, si la distancia es más cercana como nos ha tocado a nosotros al ir a Chillán, se ha ido en ambulancia”.

Próximo año 

El director del Servicio de Salud, Marcelo Yévenes, reconoció que existen algunas consideraciones de carácter técnico, como la altura de la  antena del Samu que impiden el aterrizaje en este minuto, pero concordó con León en que, de todas formas, se está realizando la atención sin problemas.  Reconoció que para este año no tienen contemplado un proyecto de mejoramiento para el helipuerto, pero que está en carpeta desarrollar el próximo año un proyecto integral que asegure su funcionamiento.

Eso sí, la ubicación de la antena del Samu podría dejar de ser un inconveniente para el aterrizaje de helicópteros de aquí a fin de año, cuando el Centro de Referencia Regional del Samu cuente con un nuevo inmueble en Lomas de San Andrés, que permita asegurar la cobertura total.  “Un helipuerto es vital para el traslado de pacientes, uno crítico, muy grave, no debiera ser trasladado más de 150 ó 200 kilómetros vía terrestre”, comentó León.

Actualmente, el helipuerto tiene restricciones de uso, pues en aproximación se encuentra una gran antena de conexión del Samu que podría constituir un riesgo para los ocupantes del helicóptero.

Según la Dirección General de Aeronáutica Civil el helipuerto del hospital penquista Concepción se encuentra operativo aunque con restricciones, por lo que es necesario tener presente para las operaciones de emergencia la presencia de la antena del Samu que está en aproximación sur.

El organismo agregó que el helipuerto del Regional requiere realizar una mantención a la señalización y reparación a los bordes de la plataforma. Además se deben modificar las coordenadas en resolución de funcionamiento.

Renato Medina, subdirector de Recursos Físicos y Administrativos del Servicio de Salud Concepción, explicó que entre  los cambios necesarios -determinados por una inspección que la Dgac realizó en 2016 a solicitud del hospital-  no sólo está el cambio de antena, sino que también se solicitó reponer el indicador de viento y la iluminación, temas que ya fueron resueltos.

Asimismo, según explicó Medina, la Dgac solicitó modificar el equipo de climatización, ubicado al norte de la plataforma para que quedara con una altura menor a dicha plataforma, señalizar pintando una cuadrícula de colores rojo y blanco, en forma alternada y, por último, se solicitó realizar una mantención o reparación de grietas en la superficie y terminaciones de los bordes de la plataforma. Todo lo anterior fue resuelto, salvo la antena que con el cambio del centro regulador a Lomas de San Andrés quedaría totalmente subsanado.

“En la última visita, realizada en el mes de agosto del presente año por personal de Aeronáutica Civil se informó  que se deja instrucción a los pilotos que la aproximación debe ser por el Norte, para evitar así antena de Samu, que está próxima a ser retirada”, recalcó el subdirector de Recursos Físicos y Administrativos del Servicio de Salud Concepción.

Así las cosas, en caso de emergencias el helipuerto del Regional puede ser usado, siguiendo recomendaciones establecidas y con precaución.

Etiquetas