Carta al director

El árbol

Por: Diario Concepción | 16 de Julio 2019

Señor Director:

Dios creó el cielo y una tierra con inmensa belleza, riquezas y seres vivientes según sus especies, diciendo “Produzca la tierra pasto y hierbas que den semilla y árboles frutales que den sobre la tierra fruto con su semilla adentro” (génesis 1, 11). Al crear al varón y la mujer, los deja para que administren y cuiden su obra creadora. La tierra ha albergado a generaciones y, a través de los árboles frutales, los seres humanos se han alimentado: el manzano, peral, higuera, cerezo, ciruelo, naranjo, limonero, olivo, uva, durazno, membrillo, palto, etc.

Entre los medicinales: el tilo, maqui, eucalipto, laurel y variedades que dan sombras. Aportan beneficios económicos y con la madera se hacen casas, muebles y papel. A  los habitantes, en campos y ciudades, les brindan sombras, protegen del sol, la lluvia, previenen la erosión, atrapan las partículas contaminantes, favorecen la salud y embellecen el entorno. En nuestro país, a lo largo de su historia, los bosques nativos han sido explotados y afectados por incendios, perjudicándose el medio ambiente. Los que destruyen los árboles plantados en las ciudades, afectan la calidad de vida de la población. Las personas se conocen por sus actos y, “El fruto de la honradez es un árbol de vida” (Proverbios 11, 30).

 

Derico Cofré Catril

Etiquetas