Ciudad

Universidad de Concepción se querella contra estudiantes por destrozos en el campus

Por: Carolina Abello | 24 de Agosto 2017
Fotografía: Diario Concepción

Rayados en el arco de Medicina, 16 vidrios quebrados, luminarias destruidas y la quema de un furgón de un contratista eléctrico que estaba estacionado en el lugar fue el saldo de los graves hechos ocurridos en la Universidad de Concepción tras la marcha contra el proyecto de terminales de gas GNL Penco-Lirquén, la noche del martes, la que estaba autorizada por la Gobernación.

Los manifestantes iniciaron su recorrido en el centro de Concepción, y llegaron a la Plaza Independencia. Ahí comenzaron los desórdenes y un grupo de 40 personas regresó a la plaza Perú, donde realizaron los destrozos en la casa de estudios.

Hubo 26 detenidos, sólo por los desórdenes en el centro penquista, ya que bloquearon el tránsito en calle O’Higgins y lanzaron piedras con pintura a los carabineros, explicó el comandante Roberto Troncoso, subprefecto de los servicios dos de la Prefectura penquista.

En la universidad, el vicerrector de Asuntos Económicos, Alejandro Santa María, calificó lo ocurrido como “un asalto”, y precisó que fue la Vocalía de Derechos Humanos, Solidaridad y Conflictos Sociales de la Federación de Estudiantes como responsable del llamado, por lo que la querella que presentarán hoy tendrá personas identificadas.

Agregó que en 2016 hubo 29 marchas en la Plaza Perú y 11 de ellas fueron llamadas por la FEC, por lo que la autoridad anunció que desde ahora en adelante se querellarán “contra los responsables de reunir a estas personas, porque tengo la sensación de que las explicaciones que se puedan dar internamente no son suficientes, porque citan a actividades en la plaza Perú, sabiendo que los encapuchados van a destrozar este barrio, afectando la seguridad de todos quienes trabajan y circulan aquí. Esas personas se tienen que hacer responsables por aquello que les corresponde”. Agregó que insistirán ante las autoridades para mejorar aún más la seguridad en el campus.

Santa María reveló que en 2016 hubo daños por $70 millones, por lo que a la FEC se le descontó el 25% de su presupuesto, “porque ellos tienen que hacerse responsables de lo que les corresponde”, criterio que este año se mantendrá.

Rodrigo Castillo, presidente de la FEC, lamentó que no se les haya informado por canales oficiales de la medida de la universidad, afirmó que intentarán dialogar para que no se concrete la acción legal e insistió en que ellos no tienen responsabilidad alguna en lo ocurrido, ya que son hechos que ocurren después de las manifestaciones que convocan.

El seremi de Gobierno, Enrique Inostroza, informó que están recopilando los antecedentes para presentar una querella criminal por lo ocurrido.

Etiquetas