Ciudad

Trinidad Steinert y los problemas del Ministerio Público: “Si no nos hacemos cargo, la vocación de servicio se va a quebrantar”

Por: Carolina Abello | 15 de Julio 2017
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

La presidenta nacional de los Fiscales, advirtió que la falta de seguridad y la excesiva carga de trabajo pueden provocar una fuga de abogados al sector privado.

En su primera visita a Concepción como presidenta de la Asociación Nacional de Fiscales, Trinidad Steinert tuvo una reunión con el fiscal regional, Julio Contardo, donde trataron temas complejos para el gremio, como la carga laboral, la seguridad de los fiscales y el hecho que no existen mujeres jefas en las fiscalías locales.

Steinert es fiscal de la zona sur de Santiago y fue electa en abril. Lo primero que ha hecho es viajar para conocer cómo están los fiscales en las regiones.

“No sólo en Bío Bío, pero las regiones tienen una carga de trabajo mayor, sobre todo en los temas de turnos, para cubrir audiencias, sitios de suceso y además hacerse cargo de sus propias investigaciones. Estamos preocupados, queremos que esto se compense y que se solucione”, dijo la abogada.

Steinert precisó que un fiscal ve cerca de 500 causas, preparar juicios orales,  tiene audiencias programadas,  tiene turnos en las audiencias de control y de sitios del suceso. “En esa realidad regional, los fiscales no paran y en promedio descansan dos fines de semana al mes”. 

En Santiago, el problema se descongestionó con las fiscalías de flagrancia, lo que no existe en la región del Bío Bío.

Una de las fiscalías más complicadas es Coronel, donde hay cinco fiscales. Según la abogada, porque tienen turnos de viernes a  lunes. “Y  ya planteamos esa situación al fiscal regional,  porque son seres humanos, y tienen derecho al descanso, y esto está pasando en muchas partes”.

Como ejemplo está  el caso del fiscal de esa comuna, Cristian Muñoz, quien el sábado 17 de junio pasado protagonizó un accidente al dirigirse a una audiencia al Juzgado de Garantía después de haber estado toda la noche de turno.

“Entiendo que fue por cansancio, es un elemento que tuvo que haberlo afectado. Y hay mucha presión al contestar un sitio del suceso, porque estás decidiendo sobre materias de persecución penal, como quien pasa a control de detención, resguardar a una víctima que necesita protección, entonces son muchas decisiones en poco tiempo”.

La fiscal agregó que acá la mayoría de los fiscales trabajan solos, sin abogado asistente y gestor, lo que también influye en su trabajo. Otra  solución, adoptada en Santiago, fue que los fiscales se movilicen en taxi y que no lo hagan en sus autos particulares. 

Por eso, la Asociación de Fiscales planteó que se debe aliviar la carga de trabajo e impedir situaciones como la vivida por Muñoz, las que el gremio espera que se adopten a la brevedad.

Resguardar a fiscales

Uno de los temas que más preocupa a la Asociación es la seguridad de sus asociados, que han sido blanco de agresiones en las audiencias en tribunales.

Una de las primeras medidas que se deben tomar es establecer criterios para definir la gravedad de las audiencias, para que se determine  la cantidad de gendarmes que deben estar en cada sala, “y ese catastro aún no existe, por lo que puede haber una sala con imputados con alto nivel delictual, y un solo gendarme, entonces tiene que haber una regulación en ese sentido”.

También les  preocupa que en muchas regiones los fiscales ingresan  a los tribunales por los mismos lugares que los imputados y sus familiares, entonces la idea es buscar estacionamientos e ingresos segregados para ellos, “lo que se debe hacer en coordinación con el Poder Judicial”.

Y el exceso de trabajo y los riesgos en seguridad puede afectar en la calidad del trabajo y provocar una fuga de fiscales, que se van al sector privado tentados por mejores sueldos y condiciones de trabajo.

“Nos preocupa porque si no nos hacemos cargo ahora, esa vocación de servicio se va a quebrantar. Y lo que va a pasar es que los que llevamos más de 10 años en el Ministerio Público vamos a empezar a mirar la realidad de los estudios privados, y se va a perder la experiencia de los fiscales antiguos”, planteó Steinert.

 ¿Y las mujeres?

Otro tema prioritario y que la asociación mira preocupada es la ausencia de mujeres en cargos de jefaturas en el Ministerio Público.

“Nos preocupa que apenas hay una sola fiscal regional mujer en todo el país, que es Arica. En Bío Bío no hay ninguna jefa en las fiscalías locales. Y éstas últimas son de confianza de los fiscales regionales, nada más, no son por concurso. Pero la realidad es que no hay mujeres y como asociación creemos que sí  hay mujeres capaces en el Ministerio Público”.

Para Steinert, las mujeres pueden ser un aporte como jefas, “porque tienen experiencia, por eso yo lo plantearía de otra forma: por qué no nombrar mujeres en cargos de jefatura, si tienen las mismas capacidades que los hombres. Pero esto depende de los fiscales regionales, entonces vamos a plantear que haya una cuota, porque si es necesario que a nivel país tengamos que defender nuestra postura porque los fiscales regionales no han tenido esta visión, tendremos que impulsar una modificación legal”.

Etiquetas