Carta al director

Falta por cumplir

Por: Diario Concepción | 29 de Junio 2017

En época de elecciones es fácil tener una visión parcial de los temas del país. Algunos dirán que todo lo hecho está mal, mientras otros aclamarán los avances de los últimos años. Pero la realidad que vemos constantemente en los campamentos choca con los discursos que emergen hoy en el espacio público.

Más allá de hacer un juicio de valor sobre las políticas económicas y sociales de los gobiernos democráticos y sus resultados, vale la pena mostrar algunas contradicciones que empañan los avances del país en materias de derechos sociales, superación de la pobreza y desigualdad. Por ejemplo, nos llama la atención que mientras el déficit habitacional disminuyó en un 19% del año 2009 al 2015, la cantidad de familias en campamentos haya aumentado en un 42% del 2011 al 2016 (35% en nuestra región).

Cuando en TECHO-Chile comenzamos nuestra labor en 1997 la situación de Chile era completamente distinta: existía un 22% de pobreza por ingresos, que al día de hoy se ha reducido prácticamente a la mitad. Ni siquiera se pensaba en pobreza multidimensional, no se discutía aún la educación gratuita ni se marchaba por los derechos de la diversidad sexual.

Nos enorgullece vivir en un país que ha avanzado bastante en los derechos sociales, donde se ha reformado la política habitacional y se han entregado miles de soluciones habitacionales. Esto permitió que, por ejemplo, se haya erradicado el campamento La Pera con viviendas definitivas para casi 100 familias. Enorgullece un país en que los dirigentes de campamentos de Los Álamos se han podido organizar y han reivindicado el derecho a radicarse en sus poblaciones, donde los dirigentes de campamentos de Talcahuano están organizados en una mesa territorial y mantienen un diálogo constante con la municipalidad.

Sin embargo, no nos enorgullece que, en este mismo país, existan en Concepción campamentos con más de 50 años de antigüedad, donde hay familias que han vivido prácticamente toda su vida sin una vivienda adecuada. No nos enorgullece que las familias del campamento Rucamanque Bajo, en Talcahuano, lleven más de 30 años esperando radicarse en el terreno que habitan. Y ciertamente, no nos enorgullece que en la comuna de Lota casi el 10% de las personas vivan en un campamento.

A pesar de lo avanzado, a todos nos falta por cumplir, y mucho.

Nicolás Villanueva
Director Regional Techo-Chile Bío Bío

Etiquetas