Política

Gremios de la Región Bío Bío piden que Chile no siga dividiéndose en más regiones

Los empresarios tienen claro que se debe dar vuelta la página para seguir posicionando la zona como la gran plataforma logística del sur del país. Sin embargo, apuntan a que lo ocurrido no obedece más que a fines políticos que encarecerán el aparato público.

Por: Felipe Placencia | 09 de Septiembre 2018
Fotografía: Andrés Oreña P.

Sin duda que para Ñuble se trató de un hito. Una alegría. Sin embargo, para el Bío Bío la escisión de su ex provincia dejó una sensación amarga. Para los gremios empresariales se trata de la pérdida de fuerza de un territorio que históricamente ha tenido el peso suficiente para pararse frente al criticado centralismo de la Región Metropolitana.

Y he ahí la ironía. En un ánimo de tener mayor autonomía, Chillán agitó las banderas y pidió más independencia de Concepción. 

El objetivo: más recursos estatales para seguir creciendo, sobre todo en comunas de alta ruralidad, con carencias propias de una zona rezagada. El apoyo ciudadano y político fue poderoso. Y ganaron.

Los representantes del mundo empresarial del Bío Bío hacen un mea culpa: que se llegó tarde a la discusión. Y si bien, se golpeó fuerte la mesa en su minuto, no fue suficiente para persuadir a los parlamentarios  que en cuanto a números duros, que esta decisión  iba a encarecer aún más el gasto público y de paso, eventualmente debilitar el PIB regional.

A saber: la vieja región se queda con 81.511 empresas y 499.233 trabajadores en ellas. Mientras que la nueva con  29.297 firmas y 128.474 puestos.

No más regiones

En ese contexto, los gremios del Bío Bío hacen un fuerte llamado al   Gobierno: que no se sigan creando más regiones en el país.

“Sería más entendible que alguien dijera vamos a eliminar una región a que vamos a crear otra, porque ahora están hablando de hacer una en Valparaíso ( Aconcagua)”, criticó el gerente general de la Cámara de la Producción y el Comercio de Concepción, Ronald Ruf.

Y no es una apelación antojadiza. La ciudadanía también lo cree.  De acuerdo a la última Encuesta de Percepciones Económicas, de la Región del Bío Bío y Ñuble, sólo el 37,3% piensa separarse es positivo para el  desarrollo económico y local.

“A la hora de crear más cargos públicos, de crear cargos políticos, por supuesto que  conviene tener más regiones, pero eso no es eficiente”, precisa Ruf, quien incluso bajó el perfil a los reales efectos para Ñuble, especialmente para las ciudades aledañas a Chillán.

Advierte: “Al final hay que pagar del bolsillo de las personas que pagan sus impuestos. Con eso se financia el aparato estatal.  Eso no significa que a comunas como a Coelemu (la más grande de la nueva Provincia del Valle del Itata que no fue elegida capital)  le vayan a llegar más platas. Están equivocados, la historia demuestra que esto no es la panacea”.

De hecho, sólo el 50,8% de los consultados en ambos territorios estimó que la nueva Región de Ñuble será beneficiosa para sus habitantes.

Otro 35,3% proyectó que  va a ser lo mismo que antes y un 13,9% que se convertirá en algo perjudicial.

La opinión del presidente de Corbiobío, José Miguel Stegmeier, también fue crítica. “Desde el punto de vista de los privados la división geográfica tampoco tiene mucho sentido. Las empresas funcionan igual. Desde el punto de vista estadístico esta nueva Región de Ñuble aparece chiquitita, con bastante pobreza. Todo lo que se está gastando en  dinero, en recursos del Estado para implementar las gobernaciones y etcétera es plata que se entierra no más”.

El gerente general de Asexma Bío Bío, Alfredo Meneses, reiteró que el sector ya empieza a dar vuelta la página y ser más optimista. El foco es seguir creciendo como plataforma logística, en una macro zona que converge desde Maule a Los Lagos.

“No hay que ser pesimistas. Dentro de todo hoy tenemos la oportunidad de redefinir nuestras herramientas. En el último Erede quedó plasmado este concepto de avanzar. Tenemos que aprovechar estos vientos de cola como dicen los marinos”, reflexionó, recordando que se debe afinar la Estrategia Regional de Desarrollo, ERD.

No repetir la historia

Todos los gremios coinciden que el Bío Bío debe sacar lecciones. La primera impedir que el resto de las provincias que quedan tengan anhelos similares a los de Ñuble.

“Que las autoridades  regionales no comentan el mismo error con las Provincias del Bío Bío y Arauco. La verdad es que si eso ocurre, va a haber  intranquilidad”, advierte Stegmeier.

La segunda, dice, es que los parlamentarios y representantes comunales deben repensar en apoyar instancias como esta. “Antes de tomar decisiones se deben dar bastante más vueltas. Aquí el mundo político se aceleró mucho con esta situación”, juzgó el también presidente de la Sociedad Agrícola de la Provincia de Bío Bío (Socabio).

Y agrega: “Si existía esta situación de desmedro de alguna forma tenía que ver con los gobernantes”.

Ruf hace otra observación. “Los países desarrollados vienen de vuelta y están achicando sus regiones”.

El analista de políticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), Paolo Rosso, visitó Concepción el año pasado invitado por Desarrolla Bío Bío, en plena discusión del tema.

“No es que cualquier división territorial conlleve a éxitos. Hay divisiones, fragmentaciones que tendrían más racionalmente un funcionamiento de conjunto. Hay dinámicas sociales, educativas, la movilidad de las personas, el desarrollo económico y eso en algunas circunstancias está en favor de la descentralización y en la reorganización de los niveles territoriales. En otros casos se traduce en causa de eficiencia. Siempre hay factores que se deben considerar”, sentencia.

Así entonces, los efectos aún están por conocerse.

Etiquetas