Política

Luis Mesina: “El Estado busca agotar a los movimientos sociales con marchas inconducentes”

La disputa por la mejora de las pensiones en Chile avanza hacia un nuevo camino de incidencia política, advierte el principal vocero de “No Más AFP”.

Por: Javier Cisterna | 24 de Agosto 2018
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

El vocero del movimiento “No Más AFP”, Luis Mesina, visitó Concepción en el marco de la nueva estrategia que, señala, sigue el proyecto de quienes levantan la necesidad de modificar el sistema de pensiones.

En ese sentido, Mesina afirma que el camino es apuntar a la incidencia política mediante una iniciativa popular de ley que permita colegislar en esta materia.

Por ello, recalca la importancia de los cabildos abiertos que se han comenzado a reproducir en las diferentes ciudades, camino diferente al de las marchas -algunas multitudinarias- conocidas desde hace algunos años.

– ¿Menos manifestaciones y más cabildos “No Más AFP”?

– A veces el Estado, con sus instituciones, lo que busca es agotar a los movimientos a través de marchas que son inconducentes, porque no hay respuesta. Por eso llegó el plebiscito y ahora son los cabildos, y la iniciativa popular de ley. De eso se trata. Que el pueblo decida. Se hace en EE.UU., Suiza, Uruguay. Se colegisla. Se trata de hacer partícipe a la gente de este tema que nos compete a todos y que tiene que ser compartido con las y los trabajadores. Estamos enfrentando a un ordenamiento jurídico antidemocrático que no permite que la demanda social se materialice.

– ¿Hay sustentabilidad financiera en la propuesta del sector?

– Sustentabilidad financiera no rompe con el ahorro interno del país, no genera trastornos fiscales y permite mejorar las pensiones de las personas en un plazo gradual máximo de cinco años, pero, a partir del primer año, las pensiones crecen un 25% en términos reales. Establecemos de aquí a cinco años una pensión mínima igual al ingreso mínimo. No hay razones técnicas, financieras, para señalar que nuestra propuesta es alejada de la realidad. Es una propuesta que baja el gasto público, mejora las pensiones y toma en consideración la curva demográfica. Es una propuesta integral, pero no basta con tener la razón, porque este es el único país del planeta con un sistema con gobiernos corporativos, que son sociedades anónimas, en una materia que tiene que ver con la seguridad social.

– ¿Están las condiciones para su aplicación?

– Hoy existe la cantidad suficiente de recursos anuales que pagamos los trabajadores que estamos cotizando, que somos 5 millones 700 mil personas, y ese flujo de ingresos permite generar mejoramiento a las pensiones hoy. Sin embargo, la voluntad de la autoridad, la voluntad del poder, justamente, es de capturar el ahorro nuestro para colocarlo a disposición del financiamiento de los grandes grupos económicos que expanden sus negocios e inversiones, dentro y fuera del país.

– Se ha planteado fortalecer el pilar solidario.

– La pensión básica solidaria, que se instaló en 2008 en el primer gobierno de la presidenta Bachelet, nosotros queremos eliminarla porque es indigna. Si bien es cierto que es una pensión buena desde el punto de vista del concepto, el monto de la pensión no cumple con uno de los principios fundamentales, que es la suficiencia.

– ¿Qué se propone respecto a la curva de envejecimiento?

– ¿Qué hacemos con los viejos? ¿Hacemos lo que dice Christine Lagarde, “los viejos son un problema”, y nos deshacemos de ellos? Esa sería una solución para los monetaristas. Nosotros funcionamos con el paradigma humanista que supone, en el caso de un aumento muy grande de la presencia de adultos mayores, cuestión que no va a ocurrir en Chile al menos en cien años, que los más afortunados tienen que dedicar una fracción mayor. Es decir, impuestos generales. No hay otra fórmula.

Etiquetas