Política

Profesores del Bío Bío trabajan en catastro regional de agresiones

En el primer trimestre de este año, cinco denuncias por golpes de estudiantes o padres ingresaron a la Superintendencia de Educación en el Bío Bío.

Por: Javier Cisterna | 07 de Julio 2018
Fotografía: Agencia UNO

Conmoción generó el caso de una docente de Inglés del Liceo Poeta Vicente Huidobro de Cartagena, en la Región de Valparaíso, que denunció esta semana haber sido golpeada por apoderados y un alumno del establecimiento.

La agresión habría estado motivada por el desacuerdo de los tutores y el mismo estudiante con la suspensión de clases que recibió este último tras romper varios ventanales de la institución.

El caso despertó alerta en la autoridad y el Colegio de Profesores, entidad que se propuso visibilizar el peligro que corren los profesionales de la educación ante las arremetidas violentas que se han venido reproduciendo.

En el Bío Bío, el presidente de la asociación gremial, Boris Figueroa, contó que trabajan desde hace dos semanas en la construcción de un catastro que permita cuantificar, a nivel de comunas y Región, las oportunidades en que profesores han sido víctimas de ataques.

Los resultados, dice el representante, estarán disponibles al retorno de las vacaciones de invierno.

“A mí me consta que hay agresiones. En este minuto estamos trabajando en un catastro que empezamos ya a preparar. Estamos haciendo las consultas a todas las comunas para que cuantifiquen los casos de profesores que han sido agredidos físicamente, ya sea por alumnos o por apoderados. Esto es una realidad”, indicó Figueroa.

En la actualidad, las cifras de denuncias las maneja la Superintendencia de Educación. Según datos proporcionados por el organismo, el primer trimestre de este año en el Bío Bío se han registrado cinco acusaciones por maltrato a docente o asistente de la educación. De ellas, cuatro corresponden a acciones protagonizadas por apoderados y una por un estudiante.

Estos números estarían en el rango de los años anteriores. En 2015 se apuntaron quince, en 2016 también y en 2017 treinta.

Para Boris Figueroa, dichos indicadores no son exactos, puesto que en muchos casos, remarca, los profesores no se atreven a acusar y las autoridades buscan bajar el perfil. Por lo anterior, anunció una próxima solicitud de audiencia con el seremi de Educación para abordar esta materia.

Etiquetas