Opinión

Ahora, quién podrá defendernos

Por: En el Tintero | 11 de Junio 2019

No va a ser la primera ni la última vez que el estado llano reclame por razones de cancha dispareja, que los de arriba se toman libertades que los de abajo no podrían ni soñar, también es bien sabido que hay en esto de la igualdad ante la ley algunos que son más iguales que otros.

En la vieja Roma, hubo tremenda huelga de los plebeyos, que cansados de ser tratados como ciudadanos de segunda, se retiraron a un monte a las afueras y juraron no regresar a la ciudad si no cambiaba el sistema político. Llegaron incluso a amenazar con fundar su propia ciudad y abandonar Roma para siempre. El aristocrático Senado tuvo que soltar poder y se inventó, hacia el año 500 aC.  el estupendo cargo para los ciudadanos comunes y corrientes;   Tribuno de la plebe, justamente para defenderla, con amplios poderes y protección para que no se pudiera hacerlos desaparecer por cualquier motivo, con poder de veto ante propuestas dañinas.

Los más famosos fueron los hermanos Graco, a Tiberio Sempronio Graco lo mataron tras haber defendido una ley agraria que limitaba la cantidad de tierras públicas que podían acaparar los ricos. Cayo Sempronio, el menor, se ganó el odio de los patricios por proponer demasiadas reformas, ambos fueron asesinados en público, en medio de tumultos dirigidos por las facciones más conservadoras de la nobleza.

Lamentablemente, a poco andar los tribunos empezaron a representar más a la aristocracia plebeya que a los humildes, el tribunado de la plebe perdió su esencia revolucionaria y se transformó en un medio de escalamiento social. Los de abajo quedaron incluso un poco peor, como en la actualidad todavía se busca quien podrá defendernos.

PROCOPIO

Etiquetas