Opinión

Cuando el servidor te habla de servicio

Por: En el Tintero | 09 de Junio 2019

Qué gracia leer a los servidores públicos hablando del servicio, como si realmente nos sirvieran. ¿Entenderán por servicio a la servidumbre, al grupo de criados que cuida los intereses del patrón? ¿Entenderán que los patrones somos nosotros? ¿En qué momento se cambiaron los roles y pasamos de empleadores a patipelados?

Tal vez hablen de servicio como quien dice “voy a al servicio a lavarme las manos, a hacer mis necesidades”. ¿Tendrán las mismas necesidades que nosotros? ¿Sabrán cómo es pagar la bencina con los últimos billetes del bolsillo? Sí, los de tu propio bolsillo. ¿Entenderán lo que es una fila cuando prometen acabar con ellas?

Quizás hablen de servicio para referirse a los cubiertos. Y bien cubiertos que están. Millones de tenedores y cucharas sobre la mesa. Ni hablar de los cuchillos, siempre bien afilados. En una de esas, se trata del servicio que alude al saque en el tenis. Sería uno inquebrantable, bien ubicado como el de Federer. Imposible de contrarrestar, como el de Karlovic, que es siempre de arriba hacia abajo, imponente. “Servir” tiene muchas acepciones. Mi vieja me preguntaba si me iba a servir un refresco. También existe el “servirse”, que es hacia uno mismo.

Muchos entienden el servicio a su manera, que no es la nuestra. Hablan del servicio público como una “mejor oferta de mercado” que el sector privado. Hablan de la “gente buena” como si fueran ellos. Bajar los sueldos sería un lindo filtro para descubrir vocaciones. Veríamos quién sirve.

JOSÉ HORACIO

Etiquetas