El Talento es Inclusivo

El talento es inclusivo: Miguel Ángel Hernández asesor de seguridad

Por: Diario Concepción | 21 de Julio 2019
Fotografía: Diario Concepción

En su primer día de trabajo en Eulen, Miguel Ángel Hernández desconcertó a sus compañeros. Durante el típico saludo de chocar manos y puños, disparó: “¡Oiga, no me pegue tan fuerte porque el último que me hizo eso me quitó dos dedos!”.

Fue una explícita referencia a la deformación congénita que afectó parte de sus extremidades. “A mis compañeros les cuesta un poco entender mi humor, porque yo me río de mí mismo, me molesto solo”, explica. En otra ocasión, luego de un abrazo algo efusivo, gritó: “Pára, pára que se me están cayendo los dedos”.

Después de varios sustos, el equipo de trabajo asimiló la costumbre de reírse de sí mismo que Miguel Ángel lleva adentro. Y que, según los especialistas, es una señal de bienestar psicológico.

Rodrigo Chacano, jefe de Operaciones de Eulen Seguridad, da fe del impacto que genera en el entorno laboral:

“Estábamos esperando que llegara una persona como Miguel, con ese buen humor que hace grato el turno, y por eso estamos muy agradecidos”.

Mauricio Jerez, supervisor de Operaciones de Seguridad y jefe directo de Miguel Ángel, coincide: “Es responsable, llega a la hora, es entretenido y ha generado un ambiente agradable en el equipo de trabajo”.

Miguel Ángel se desempeña en los turnos de la noche, apoyando en la fiscalización en terreno. En palabras simples, su trabajo consiste en visitar in situ locales, propiedades e instalaciones que están bajo el monitoreo y protección de la compañía. Si sueña una alarma en una empresa o vivienda, por ejemplo, desde la Central de Operaciones se emite la orden para que el lugar sea fiscalizado por un equipo de seguridad. A estas rondas se dedica Miguel Ángel.

“Todos los días son entretenidos, he aprendido bastante y estoy agradecido de mis compañeros y de la empresa”, reitera.

Antes de llegar al actual puesto, se desempeñó en Ferrocarriles del Estado, también en el área de seguridad. Se tituló como Técnico en Administración de Empresas, mención en Marketing, por Inacap.

“Yo tengo 34 años. Tengo mi pareja hace ya varios años. Y de una relación anterior tengo dos hijas, que son todo para mí. La mayor tiene 11 años y se llama Isidora. La menor se llama Emilia y tiene 9. Son mis ojos”.

¿Proyectos para el futuro? Miguel Ángel dice que su meta es desarrollarse profesionalmente, ascender en la empresa, y a la vez dejar un legado de enseñanzas y “algo material como una vivienda”, para las hijas. Para ello, es clave que las compañías en Chile “aprendan a ver las capacidades que podemos tener, y no solo fijarse en nuestra discapacidad física”, dice sin prejuicios.

En Eulen, no tienen duda alguna de sus habilidades, y así lo confirma Elisa Memmel, gerente de Zona Sur de la firma: “Es una persona muy alegre, además de ser responsable, muy comprometida con lo que hace. Es grato poder generar esa oportunidad y de haberlo conocido a él. Es un aporte a la organización”.

Rodrigo Chacano remata: “El día de mañana Miguel puede ser jefe de Operaciones, puede ser mi jefe, jefe de todos nosotros”.

Etiquetas