Deportes

Motores ’19: Testdrive Hyundai I30 N, agilidad y aplomo precisos

Por: Daniel Kuschel | 08 de Julio 2019
Fotografía: Hyundai

A fines del año pasado Hyundai presentó en Chile dos modelos de su línea deportiva, el I30 N y el Veloster N, vehículos con los que entró a competir de gran forma en el segmento de los hot hatch.

Tras la prueba inicial de ambos vehículos en el Autódromo Internacional de Codegua, tuvimos la opción de testearlos en el uso cotidiano, para comprobar que además de ser un buen deportivo, puede ser un excelente auto para el uso diario. Iniciamos con el I30 N, el más equilibrado de los dos en todo sentido.

Desde que se enciende y se escucha su motor ronco ya entrega una sensación de deportividad. Su motor turbo de 2 litros con 250 Hp a 6000 rpm y 353 Nm de torque, asociado a una caja manual de seis velocidades de relaciones cortas y precisas. Juntos son una gran mezcla.

La posición de manejo es fácil de ajustar, los asientos cuentan con bastante sujeción y la visibilidad es correcta en todos los ángulos del vehículo. Otro punto más en entregar sensación de seguridad.

Su andar es aplomado y su adherencia es evidentemente más notoria, lo que hace que sea más preciso a la hora de responder las variables de conductividad. Su chasis es más rígido y tiene un desarrollo que está integrado a los autos R5 y WRC de rally, y también al i30 TCR. El único detalle es un andar algo duro en ciudad, dado su perfil bajo y su suspensión deportiva. Algo eso sí a lo que los usuarios de este tipo de vehículos están acostumbrados.

La dirección se siente muy directa y su motor, como dicen los expertos, es elástico: además de entregar potentes aceleraciones cuando se requiere, integra recuperaciones, independiente en el cambio que estés de su caja manual.

Diversión, velocidad y seguridad

En lo que respectan a detalles técnicos, el Hyundai I30 N recorre de 0 a 100 km/h en 6,4 segundos.

Cuenta con un chasis reforzado con 52% de mejora en la deformación transversal y suspensión ajustable con refuerzos en los puntos de rigidez.

Equipa también un panel N-Grin con 5 modos de manejo: Eco, Normal, Sport, N, Custom. Este regula parámetros como aceleración, suspensión, control de tracción, sensibilidad de la dirección y rev-matching, y también puede entregar indicadores como tiempo por vuelta, fuerza G, aceleración, nivel de aceleración, presión del turbo, entre otros.

En lo que respecta a seguridad, posee 7 airbags, anclajes Isofix, cámara de retroceso con sensores traseros, control de tracción y estabilidad, asistente de partida en pendiente, ABS, monitor de la presión de los neumáticos y asistente de luces altas, entre otras características.

El equipamiento obviamente es de alto nivel: asientos calefaccionados, tapicería mixta de cuero y alcántara, reglajes eléctricos y memoria los asientos delanteros, barra estabilizadora trasera, espejo interior electrocromático, y cargador inalámbrico para el teléfono, por nombrar algunos.

El Hyundai I30 N tiene un precio de lista de $22.190.000, valor competitivo para un auto que muestra un equilibrio preciso de diversión, velocidad y seguridad al conducirlo.

Etiquetas