Deportes

MOTORES ‘19: Test drive, ZX Auto Terralord, una pick up con estilo

Por: Daniel Kuschel | 20 de Mayo 2019
Fotografía: Diario Concepción

La pick up Terralord es la gran apuesta de la marca ZX Auto, con la cual volvió al mercado nacional tras tres años de ausencia, y de la mano ahora de Tattersall como importador.

De hecho, hace algunos días atrás lanzaron una nueva versión de entrada denominada Elite, algo menos equipada que la tope de línea Lux Plux 4×4 MT que fue objeto de esta prueba, pero que permite a otro segmento de clientes acceder al producto.

Lo primero que llama la atención es su diseño robusto. Ha habido muchas comparaciones con modelos de distintas marcas, pero lo cierto es que tiene un look imponente y firme, principalmente por su gran frontal, llantas de aleación de 17’’ , pisaderas y barras antivuelco.

Sus dimensiones también lo ayudan bastante. Mide 5.341 mm de largo, 1.885 mm de ancho, 1.815 mm de alto y tiene una distancia entre ejes de 3.230 mm.

Otro de sus puntos fuertes es su potente motor de cuatro cilindros turbodiésel, de 2.5 litros, 134 hp y 340 Nm, asociado a una caja mecánica de seis velocidades de buena respuesta cuando se requiere potencia.

En términos de consumo no es un vehículo económico, pero tiene un rendimiento acorde a su segmento. La marca homologa 8 km/litro en ciudad, 11,2 km/l en carretera, 9,8 km/litro en régimen mixtos, y en esta prueba estuvimos muy cerca de esos valores.

La nueva Terralord también pasó la prueba off road por caminos difíciles. Sus tres modos de conducción disponibles permiten que pase por cualquier obstáculo que encuentre en el camino, sólo colocando la tracción 4L cuando el terreno lo amerita.

Dentro de sus fortalezas también está su alto equipamiento y seguridad, en la que destacan airbags frontales, frenos ABS con EBD, anclajes isofix, sensor de retroceso, un sistema multimedia con pantalla de 8”, bluetooth, audio con seis parlantes, vidrios y espejos eléctricos, cierre centralizado, aire acondicionado, luces diurnas y de posición LED y neblineros, y en las versiones más equipadas como la de este testdrive, incorpora también controles de tracción y estabilidad, asistente de frenado de urgencia, Hill Assist, cámara de estacionamiento en 360°, volante multifunción, control crucero, tapiz de ecocuero, barra antivuelco y cubre pick-up.

En su interior también se buscó terminaciones de alto estilo, con materiales suaves y vistosos, y una alta comodidad y espacio tanto en los asientos delanteros como en los traseros. La suspensión es algo dura para un vehículo de su tamaño, pero es algo manejable tomando en cuenta el segmento al que apunta. En carretera su comportamiento mejora ostensiblemente si se quiere contar con un vehículo aplomado y que dé sensaciones de seguridad en velocidad.

En resumen, sin lugar a dudas su mayor fortaleza es la relación precio-calidad, ya que está disponible esta versión con un precio de lista de $11.990.000, con un alto equipamiento y performance tanto off road como on road

Etiquetas