Deportes

MOTORES ‘18: Honda CR-V, una mejora sustancial

Por: Daniel Kuschel | 10 de Septiembre 2018
Fotografía: Diario Concepción

Hace unos meses Honda trajo a Chile la quinta generación del CR-V, uno de sus modelos más exitosos y con el que la marca indica que abrió el segmento de los crossovers.

Y en el detalle y más allá de los cambios estéticos que le dieron un look más robusto y deportivo, en términos de equipamiento, seguridad, conectividad y motorización, entre otros, y ahora para esta prueba, conocimos de primera fuente las mejoras en términos de comportamiento y experiencia conductiva.

La versión Touring, tope de línea del modelo, está equipada con un motor 1.5 Turbo de 187 HP y 240 Nm de torque, una unidad que responde de gran forma los requerimientos de potencia que tiene un vehículo de este tamaño, con un gran torque y elasticidad.

E motor responde inmediatamente al requerimiento de potencia con el acelerador, en una unidad asociada a una caja CVT configurada para un andar más tranquilo y que lo haga eficiente en términos de consumo de combustible, que en esta prueba alcanzó una cifra cercana a los 11 km/l en régimen urbano, incremento importante respecto al antiguo motor 2.4 litros de los que encontramos registros de 8 km/l, aproximadamente.

A eso suma que el chasis rígido y la suspensión tipo McPherson le da una excelente estabilidad en régimen de carretera, y le permite copiar también de mejor forma las imperfecciones en pavimentos en mal estado, entre otras características. Además, en esta versión posee materiales de alta calidad, cuidadosos ensambles y la gran insonorización del habitáculo respecto al exterior en general, no sólo del trabajo del motor.

Seguridad y equipamiento

Dentro de lo que resalta del equipamiento es la mejora en términos de seguridad desde la versión de entrada, con seis airbags, frenos ABS con distribución electrónica de frenado, control de estabilidad, anclajes isofix para sillas de niños, asistente de partida en pendiente, freno de mano electrónico, monitoreo de presión de neumáticos, cámara de retroceso y luces diurnas LED, entre otras características, además de climatizador y vidrios y espejos eléctricos.

Junto con ello, la versión Touring que fue puesta a prueba en esta ocasión, incorpora también asientos tapizados en cuero con ajustes eléctricos con memoria, climatizador bizona, sistema keyless con botón de encendido y portalón con apertura manos libres, que se activa pasando el pie por debajo del parachoques para abrirlo. A eso suma luz ambiental interior, volante forrado en cuero con paddle shift, sunroof, rieles en el techo, llantas de 18 pulgadas y neblineros, encendido del motor a distancia con la llave, entre otros.

Resalta también en su tecnología y conectividad, una pantalla de infoentretenimiento de 7 pulgadas con conectividad a Apple CarPlay y Android Auto, navegador satelital, una cámara lateral para ver el punto ciego derecho que se activa automáticamente al encender el señalizador de ese costado, y un control del nivel de fatiga del conductor.

En resumen, una mejora sustancial para la marca japonesa, acostumbrada a entregar vehículos de alto nivel y excelencia en términos de conductividad.

Etiquetas