Deportes

Renata Ramírez salta más que todos y sin soltar los cuadernos bajo el brazo

Asegura que entró un día a correr sin ninguna expectativa y, a puro trabajo, hoy representa a la Región en los Nacionales. Lo suyo es la velocidad y también el salto largo.

Por: Paulo Inostroza | 02 de Julio 2018
Fotografía: Carolina Echagüe M.

A simple vista es una niña muy tímida. No está acostumbrada a las entrevistas y le acomoda mucho más el bajo perfil. Eso, con la grabadora enfrente, porque saliendo a la pista, Renata Ramírez Merino toma vuelo y cuesta seguirle el ritmo. La alumna de 16 años, del colegio Sagrados Corazones, es uno de los nombres destacados del atletismo local y ya ha representado a la Región en eventos de carácter nacional. Sus especialidades son el salto largo y la velocidad en distancias cortas. Le gusta más pensar en la carrera del fin de semana que en el largo plazo pero, esta vez, hace lo que nunca se permite mientras acelera: mirar hacia atrás, recordar de dónde viene y valorar los muchos metros recorridos.

La oriunda de Talcahuano y alumna del Segundo A cuenta que “hago 100 metros y salto largo. Me gusta más el salto, pero me va mejor corriendo. Desde quinto básico que practico atletismo. Entré en esto porque una amiga me dijo que corría bien, que fuera a probar cómo andaba y desde ahí que sigo en esto del deporte. Entré sola y la profesora Flavia Villar siempre ha sido mi profesora. A ella le debo todo. Con ella aprendí de técnica y otras cosas que van más allá del deporte”.

Hoy vuela, pero el principio fue casi como aprender a caminar. “Al principio no era muy buena. Solo me gustaba correr y supongo que algo de condiciones tenía, pero esto se trata mucho de trabajo y así me lo fueron enseñando. Es harta práctica y disciplina. Me miro hacia atrás y ha habido un cambio muy grande desde que llegué. Siempre lo pienso… No era tan buena y hoy igual puedo competir de igual a igual contra otros colegios y chicas de mi edad”, advirtió.

Renata recuerda perfectamente los primeros consejos que recibió, los lugares que ha conocido gracias a la competencia y sus logros. “La ‘miss Flavia’ siempre me decía que entrene mucho y que tratara de meterme en todas las competencias. Que la experiencia te va enseñando muchas cosas. Compitiendo, he viajado a Osorno, Santiago, Chillán y otras ciudades y así una va creciendo como deportista. En el Nacional 2016 corrí 80 metros y me fue muy bien. También fuimos terceras en la posta, representando a la Región del Bío Bío. En el Nacional me toca hacer posta con niñas de otros colegios y he hecho hartas amigas gracias al atletismo. Incluso, con las rivales, porque antes de competir somos todas amigas y durante la competencia también hablamos harto. Nos apoyamos. Hay buena onda entre todas”, apuntó entre sonrisas.

¿Y en la casa?

Tiene promedio 6,3 en el colegio, porque tiene claro que el deporte y el estudio deben ir de la mano. Renata indicó que “a mi familia le gusta harto el deporte, pero ninguno practicó atletismo. Mis hermanas hacen gimnasia artística y mi papá, hockey. Mi mamá no hace nada, pero todos me han apoyado ciento por ciento desde que empecé en esto. Mi papá me apaña mucho, es bien entusiasta con el deporte. Igual no me gusta mucho que me vayan a ver. Bueno, como ellos ya saben eso mejor no van, aunque están muy pendientes y siempre me dicen que me vaya bien y que si no gano, siga adelante”.

¿Y cuáles son sus sueños a futuro? “No sé hasta dónde me gustaría llegar con el deporte. Por ahora, me entusiasma mucho competir en los Nacionales, pero no estoy pensando especializarme ni dedicarme siempre a esto”, aseveró.

Lo que sí tiene claro es que el atletismo ha sido fundamental en esta etapa de su vida y expresó que “el deporte es súper importante para los que estudiamos porque te sirve para salir de los trabajos, las clases, el estrés y la rutina. El deporte te saca de esa presión de todos los días y te relaja, además de cuidar tu salud. Los niños hoy hacen re poco deporte, se cuidan poco y andan todo el día pegados a la tecnología. Yo trato de entrenar en mi tiempo libre y lo encuentro más entretenido. Veo a los niños de Quinto Básico pegados a un celular y es un poco triste”.

Además, cree que el deporte puede abrirle alguna puerta. “Voy en Segundo, pero más adelante me gustaría estudiar Geología o irme a la Escuela Naval, ahí te piden mucho deporte y, de hecho, para entrar tengo que practicar hasta natación. También está la posibilidad de ser becada, para alivianar el costo de la universidad a mis papás. Es una buena opción para el futuro”, señaló.

Desde ya, se siente una agradecida de su colegio y apuntó que “en los Sagrados nos apoyan mucho con el tema del deporte. Hace poco hicieron una sala de pesas nuevas, cambiaron el gimnasio para que estuviera mejor, la pista y tratan de ayudar en hartos deportes distintos. Eso es algo que una valora mucho”.

Etiquetas