Deportes

Aplausos para la UdeC: logró octavo triunfo en línea

Por: Paulo Inostroza | 06 de Mayo 2018
Fotografía: Agencia UNO

Uno de esos triunfos que se celebran el doble: perdía en Santiago y lo dio vuelta con un hombre menos y el destape de Santiago Silva. Jean Meneses, en tanto, marcó su quinto gol del torneo y fue gran figura.

Bozán explotó de risa y saltó tras el pitazo final. No es habitual en el joven técnico de la UdeC, pero el triunfo de ayer tuvo de todo y el 2-1 final fue un desahogo a eternos minutos de tensión. Con diez hombres y un polémico arbitraje, el Campanil remontó para vencer a Palestino con agónico gol de Santiago Silva, justo un día antes de ser padre. Del otro lado, todos sobre el árbitro Carlos Ulloa.

El primer tiempo fue de escasa emoción, pero la tenencia del balón siempre fue de la visita. Jean Meneses hacía daño por ambas bandas, Manríquez metía buenos pases filtrados y solo faltaba alguien por el centro para terminar la jugada. En muchas ocasiones, fue Droguett quien intentó llegar en posición de “9”, sin éxito.

Sin contar muchos méritos, Palestino se puso en ventaja con un cabezazo violentísimo de Enzo Guerrero conectando un tiro de esquina. Imposible para cualquier arquero. Era el momento de ver de qué está hecha la UdeC. En desventaja pese a jugar mejor, golpeada y con el técnico local metiendo al “Pájaro” Gutiérrez para liquidar el partido.

El Campanil fue bravo y Bozán está en un momento de gracia. Contra todo pronóstico, dio ingreso a Santiago Silva, que no había marcado en todo el torneo y el cambio resultó clave. Darío Melo había sacado un cabezazo terrible de Alejandro Camargo y también falló Luis Pedro Figueroa, mandando un testazo al palo después que Meneses sacara un centro de la nada.

En eso, Silva quiso aguantar una pelota y terminó habilitando con la cara -sí, con la cara- a Meneses, quien le pegó con la parte externa del zapato, a lo Aránguiz. Golazo de uno que actualmente está sobre la media en el torneo chileno.

Luego vino la polémica. Gutiérrez gana la posición, elude al “Tigre” Muñoz y es derribado antes de rematar con el arco vacío. Era penal, pero Ulloa no lo vio. Para compensar, le mostró la segunda tarjeta amarilla a Camargo por bajar, ni siquiera con violencia, a Gutiérrez en el centro de la cancha.

Con uno menos, los penquistas siguieron apostando a lo mismo: tocando a ras de piso y buscando la rapidez de sus punteros y laterales, sin que se notara que en cancha había un diez contra once. Ulloa dejó pasar un claro penal sobre De la Fuente -lo tomaron del brazo- y, en la última de la tarde, el inspiradísimo Meneses cedió en profundidad a Silva, quien definió en difícil posición con zurdazo bajo y cruzado. Celebración con balón bajo la camiseta, dedicado a la señora. El uruguayo mató la mufa, justo en el momento indicado.

Por todo eso, la alegría justificada de Bozán y todos sus dirigidos. Son 8 triunfos en línea, la UdeC sublíder y no es casualidad. El cuadro auricielo suma 26 puntos, de 36 posibles, y está a 5 unidades de la UC de Beñat San José.

Etiquetas