Deportes

Mil problemas para jugar Segunda División

Por: Paulo Inostroza | 03 de Enero 2018
Fotografía: Raphael Sierra P.

La categoría más olvidada de nuestro fútbol no sabe con cuántos clubes jugarán y va sumando más bajas que altas.

Todos quieren un cupo, pero ni siquiera saben cuántos serán. Ese es el presente de la Segunda División, con tres bajas o posibles bajas impensadas al finalizar la temporada. Este imprevisto hizo que de solo un cupo por licitar -para completar los 12 equipos- se pueda pasar a tres. Incluso, existe la posibilidad de aumentar a 16 los clubes participantes, situación que abre el apetito hasta a descendidos y castigados que parecían sentenciados al amateur. Todos se amarran de algo para anotarse en la temporada 2018 de la última serie “profesional”.

Deportes Concepción y Lota Schwager han seguido caminos parecidos. Ambos postularon a tiempo a Tercera y también han viajado constantemente a Santiago, con cuaderno de cargos listo, para entrar a Segunda como primera opción. En la “Lamparita” asumían que los penquistas tenían la primera chance, cuando se trataba de un solo cupo. La puerta se abrió bien a lo ancho ahora que Malleco  tiene casi definido su retiro de la categoría, porque no puede sostenerse económicamente.

Otra vacante podría dejarla Vallenar, que en polémica final con Melipilla no logró el ascenso -o se lo quitaron, como usted prefiera- y podría sufrir un castigo ejemplar por no presentarse a la definición en La Serena: salir del profesionalismo. Es más, el propio Vallenar ha manifestado que, por las propias, tampoco está interesado en participar más de algún torneo que tenga que ver con la Anfp y podría emprender la retirada.

A los 5 equipos que se quedan sí o sí (San Antonio, Cauquenes, Colchagua , Santa Cruz y Recoleta) se suma el descendido Iberia y los ascendidos desde Tercera, General Velásquez y Fernández Vial. El primero ya postuló con todas las de la ley, incluyendo dineros de garantía cercanos a los 65 millones de pesos. A Vial solo le falta individualizar a las personas que conforman la nueva sociedad anónima, tema que aún está dentro de los plazos.

Naval, por su parte, no pudo postular a Tercera porque el Club Social necesitaba el certificado de no deudas que solo podía obtener mediante la Sociedad Anónima. Estos todavía creen que la opción de Segunda no está perdida, pero si esa puerta se cierra, el ancla se quedará sin participar de nada.

 

Etiquetas