Deportes

Pesar por deceso de Fernando Cavalleri: “Palito” dirigirá ese equipazo lila hecho de leyendas

Por: Paulo Inostroza | 04 de Octubre 2017
Fotografía: Copesa

Fue jugador de la mejor campaña morada en su historia y vivió cinco etapas como técnico de Deportes Concepción. Así lo recuerdan sus más cercanos.

“Se mostraba súper duro, pero es el tipo más derecho que conocí en el fútbol”, comentó su ex dirigido Patricio Almendra. “Era de muchas anécdotas y uno de esos ‘10’ clásicos que movía todo el equipo”, recordó Rolando García, su otrora compañero en la cancha. Así recordaron otras glorias lilas a Fernando Cavalleri. “Palito”, uno de los personajes más emblemáticos en la historia de Deportes Concepción, dejó de existir a los 68 años. Su bigote, mirada seria y cigarro en la mano son postal obligada y eterna en la historia del “León”.

Lo de Cavalleri en el “Conce” fue un amor de ir y venir. Jugador del equipo subcampeón del ’75 y también del que llegó a la liguilla del ’80, se transformaría luego en el DT con más etapas en el club. Siempre que hubo problemas, el primer teléfono al cual llamar era el suyo. Vivió cinco periodos distintos en la banca lila, logrando el ascenso de 1994 y clasificando a octavos de la Copa Libertadores 2001, entre otras hazañas. También salvándolos del descenso, en logros que no quedan en el currículum, pero sí en el corazón del hincha.

“Me marcó”

El “Pato” Almendra se quiebra, habla con pena. “Puta que es triste amanecer así”, expresa sin filtro. El ahora técnico de Naval cuenta que “fue el primer técnico que confió de verdad en mí. En el Conce siempre llegaban extranjeros y ese año habían traído al brasileño Paulista. Yo no conocía a Don Fernando, pero habló mucho conmigo, me puso de titular en toda esa Copa Libertadores (2001) y, gracias a eso, llegué ese año a la selección. Le estoy agradecido eternamente”.

Habla de la “Tía Mirta” cuando se refiere a su esposa y relata que “siempre nos pedía que le escondiéramos los cigarros. Una vez lo hicimos y terminó fumando puros. La semana pasada hablé con él y me dijo que estaba bien. Siempre lo hacía, se hacía el duro, pero ya tenía varios bypass y marcapasos, por el cigarro. Incluso, estuvo internado”.

El “8” morado confesó que “una vez hablé con Cavalleri y me dijo: no puedo traerte a mi equipo porque ya lo tengo armado. Eso no es fácil cuando hay cariño, pero ahí me di cuenta que esa es la gente honesta y frontal que falta en el fútbol. Por eso lo invité a él y a Carlos Felipe Pedemonte a mi despedida, para que la gente los aplaudiera. Porque gracias a ellos, hoy soy técnico. Eso me deja tranquilo. Haberlo homenajeado en vida y haber podido decirle cuánto lo admiro”.

“Nos duele mucho”

Rolando García recuerda sus años de futbolista. “Era zurdo, de mucha técnica y pase gol. No era de ir al suelo, sino de tener la pelota. Eso, en la cancha. Fuera de ella era un argentino ya chileno. No era un tipo chistoso, pero sí agradable para conversar. Lo lamento mucho por su familia. Sé que había estado trabajando de conserje en un edificio… Bueno, el cigarro fue su gran enemigo. Tuvo un infarto y sabíamos que no estaba bien”, advirtió.

El ex lateral recuerda cuando estuvieron a punto de clasificar a la Libertadores, el ’80, cuando Colo Colo les ganó esa liguilla y toca un tema importante. “Nosotros tenemos la mutual de ex jugadores, justamente porque muchos compañeros han fallecido, como Toledo, Hoffman, Haroldo y otros. También hay otros que se encuentran mal, como ‘Matute’ Fabres, que quedó muy complicado cuando falleció su esposa y se fue a Santa Cruz o el mismo Villamil, al que no hemos podido ubicar. Después del retiro, poco se sabe de estas glorias del fútbol y a veces necesitan mucha ayuda, pero lo lindo sería ayudarlas en vida”, apuntó.

 

Etiquetas