Deportes

UdeC clasifica a nuevas finales nacionales

Por: Paulo Inostroza | 02 de Octubre 2017
Fotografía: Isidoro Valenzuela

Es un emblemático de la UdeC. “El día que me saque esta polera va a ser súper raro. Es como parte de mí”. Jorge Vásquez escucha el pitazo final y la alegría se le revuelve con nostalgia quedando en el aire una sensación extraña. Universidad de Concepción derrotó con señorío, por 88-49, a una Udla que siempre es complicada y para este jugador de 31 años significó su último título de campeón Adesup a nivel regional. Lo sabe perfectamente y ahora va por el Nacional que se les escapó el año pasado junto un tremendo grupo, de campaña invicta, adiestrado por el técnico Santiago Gómez.

El base auricielo señaló que “habíamos jugado contra ellos en la Casa del Deporte y ganamos por solo dos puntos. Por eso, pensamos que esta final sería un partido más ajustado, pero hicimos un partido perfecto, sin errores. Las Américas es complicado, pero nunca los dejamos hacer su juego, dominamos y el equipo hizo lo que sabe. La UdeC es una potencia a nivel universitario y había que demostrarlo con el título. Terminamos invictos y ese último triunfo fue el cierre de una etapa. Ahora viene lo más duro”.

En el equipo campeón de Adesup también brillan otros conocidos, como Matías Villagrán y Miguel Ardiman. “Hay un grupo joven, pero también gente de mucha experiencia y se ha logrado una buena combinación. Algunos estamos terminando, pero se ve que hay recambio. Como sea, no quiero irme sin ganar este Nacional porque el año pasado se nos fue por muy poco frente a Viña del Mar. En esas instancias, el nivel es otro. Es como ver un partido de LNB, solo con chilenos, porque el 70 por ciento de los jugadores que ves son o tienen experiencia profesional. Lo bueno es que en este plantel todos entendieron el concepto de que para ser campeón tenemos que ganarles a todos y punto”, advirtió.

Jorge habla de la universidad y se emociona. Estudió kinesiología y educación física y se pasea por las aulas de la UdeC y sus pastos tal como se acerca boteando al canasto con la cabeza siempre erguida. Es su casa, qué duda cabe. “Son diez años acá y tengo un sentimiento bien extraño. Estoy contento y muy ilusionado por el Nacional, pero me cuesta imaginarme sin esto. Es mi alma mater, me formé aquí y amo esta camiseta. La camiseta de la UdeC para mí significa todo. Bueno, espero que el último juego sea celebrando un título”, expresó con una sonrisa. La UdeC fue una aplanadora en el encuentro más importante y va por más.

Etiquetas