Ciudad

Así funciona el centro de Apoyo a Víctimas de Delitos

La mayoría ingresó por lesiones y robos violentos. En el recinto reciben apoyo gratuito psicológico y jurídico, tanto ellos como sus familias.

Por: Carolina Abello | 12 de Abril 2019
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Víctimas de lesiones y de robos violentos son la mayoría de las personas que ingresaron en 2018 al Centro de Apoyo a Víctimas (Cavd), en Concepción.

En el lugar se entrega una atención especializada, con abogados, psicólogos y asistentes sociales.

“El apoyo está dirigido a personas que experimentan consecuencias psicológicas y físicas producto de un delito violento”, explicó su directora, Danna Garbarino.

En el centro, ubicado en Castellón 80, se atienden familiares de víctimas de homicidio, femicidio, parricidio, además de quienes fueron blanco de robos con violencia, lesiones, secuestros, delitos sexuales y otros.

“El objetivo es entregar contención en crisis, dar una atención oportuna a la víctima. Se entrega atención gratuita legal, social y psicológica para superar las consecuencias de un delito. No sólo se atiende a la víctima directa, sino también a las indirectas”, dijo Garbarino, quien agregó que las personas llegan por iniciativa propia, son derivados por otras instituciones o son contactados por el mismo centro, en los casos de conmoción pública.

A nivel nacional, más de 60 mil personas recibieron esta asistencia en un año. Y en el centro de Concepción, ingresaron 738 víctimas en 2018: 390 fueron mujeres y 347 hombres. En Los Ángeles hay un centro, que recibió a 321 personas.

También pueden atender a niños y adolescentes, acompañados por un adulto.

Danna Garbarino precisó que el tiempo de la intervención depende de lo que necesite cada víctima, por lo que no hay un tiempo limitado de trabajo. “En algunas ocasiones pasa que, como el proceso penal es más largo, la víctima termina su terapia psicológica, pero ante un eventual juicio oral se retoma, porque a la víctima nunca se la va a dejar sola”. También ocurre que la persona sólo quiere apoyo psicológico, pero no ayuda legal. También ocurre que sólo buscan asesoría jurídica, lo que ocurre en la minoría de los casos.

“Estamos trabajando para tener un país más seguro y justo para todos. Tener acceso a reparación después de sufrir un delito es un derecho fundamental”.

Etiquetas