Ciudad

Una realidad y una ilusión para el futuro de los rieles de Concepción

Tras cuatro décadas, los durmientes del Bío Bío volverán a sostener nuevos trenes, tras la compra de una decena de convoyes para la zona. Esta adquisición abrió el apetito de los penquistas para lograr un subterráneo que acerque el actual servicio al centro de la ciudad y a otros sectores de gran afluencia de público como el terminal de buses y la UBB.

Por: Marcelo Castro | 30 de Diciembre 2018
Fotografía: Referencial

Faltan minutos para el mediodía en Chile Continental y es algarabía lo que se vive en la Intendencia del Bío Bío. Es la mañana del 26 de octubre y el presidente de EFE, Pedro Pablo Errázuriz anunció al consorcio chino CRRC Sifang como el constructor de los nuevos convoyes para el Biotrén, Corto Laja y Victoria Temuco.

Estos nuevos carros no serán como los otrora Mitsubishi que circularon hasta mediados hace pocos años. Aunque igual provienen del lejano oriente, “son trenes de aluminio con mucha mayor capacidad los que llegarán al país. Con alto standard de seguridad, se manejan con un joystick, como el playstation, por lo que instalaremos un simulador para nuestros maquinistas, estamos viendo donde lo instalamos” señaló el presidente de Fesur, Víctor Lobos respecto a  las  cualidades técnicas.

Máquinas que tendrán un costo cercano a los 77 millones de dólares, y los primeros trenes deberían llegar a alguno de los puertos del Bío Bío a mediados de 2020 para que un año después ya estén en operaciones.

Hasta el día de hoy cumplirán recorrido entre Talcahuano – Hualqui y Concepción – Coronel, pero este último trazado en 2022 podría extenderse hasta Lota, tras la confirmación que realizaron las autoridades centrales para que estos nuevos trenes lleguen hasta la comuna minera, con una detención intermedia en Playa Blanca.

El subsecretario de Transportes, José Luis Domínguez, comentó en junio pasado que “ya tenemos los números en la mesa, la alternativa a Lota existe y, ahora, hay que buscar financiamiento para desarrollarlo (…), ya sea con recursos propios del Ministerio de Transportes, con el Gobierno Regional, o cualquier otra fuente de financiamiento, como recursos propios de Fesur”.

Esta extensión a Lota va de la mano con la construcción de un nuevo puente ferroviario, proyecto que se encuentra en etapa de estudio ambiental y que tiene un costo cercano a los 220 millones de la moneda norteamericana y que tendrá un largo de dos kilómetros y será paralelo a la actual vía. Este proyecto, trae consigo la construcción de un nuevo túnel bajo el cerro Chepe y tendrá conexión directa con el soterramiento de la franja por donde actualmente pasa la vía férrea.

En la actualidad, la máxima frecuencia que se puede alcanzar es de 15 minutos, por lo que se espera que con el nuevo viaducto vigente, ese tiempo disminuya, lo que permitirá la llegada a Lota en menor tiempo y una mejor frecuencia en el servicio.

 

“No está en las prioridades por los montos de la inversión involucrados. Además, el sistema de transportes en la zona está bien resuelto y tenemos limitaciones presupuestarias, y esto nos lleva a tomar prioridades. En este minuto, antes que tener metro, debemos tener puente ferroviario, eso es una prioridad”.

Con estas declaraciones, el pasado 25 de octubre, la ministra de Transportes, Gloria Hutt, intentaba poner la lápida al proyecto de metro para la ciudad de Concepción.

Y digo intentaba porque, en vez de acallar la situación, hizo que se alzarán las voces a favor de un tren subterráneo desde  la actual estación hasta la Universidad del Bío Bío, pasando por O´Higgins, Diagonal Pedro Aguirre Cerda, Roosevelt, Don Bosco y Avenida Collao.

Tras las declaraciones de la titular, tuvieron que salir a rectificar sus dichos varios subordinados, partiendo por el subsecretario de transportes, José Luis Domínguez, quien dos días después de las declaraciones de Hutt, indicó que “el metro nunca hay que descartarlo como solución, el Gran Concepción tiene 120 kilómetros de vía férrea que se encuentra subutilizada. Estamos hablando de una solución rápida y se puede trabajar a largo plazo. Estamos hablando de una solución que se podría concretar en 10 años”.

Desde la Cámara de la Construcción de Concepción, el presidente del organismo, Felipe Schlack, comentó que “nos merecemos algo a largo plazo, nosotros como Cámara estamos haciendo un trabajo silencioso, pero con firmeza, en donde hemos obtenido un consenso para apostar en lo técnico para presentar este proyecto a las autoridades, hay información que la ministra no maneja”.

La ciudadanía también quiere un metro para la zona, lo que quedó reflejado en una encuesta realizada por la CChC, en donde el 74% de los habitantes del Gran Concepción se muestra a favor de la iniciativa.

A pesar de esto, en el Ejecutivo, insisten en su negativa. “Cualquier manifestación de una pregunta que vaya en dirección de tener un mejor sistema de transportes diría que sí, porque la necesidad está, otra cosa es el análisis técnico y acá no se mencionan costos o plazos, al agregar estos puntos, la respuesta cambia. Valoró el interés de tener un metro, pero otra cosa es hacerlo y este es el minuto para discutirlo”, indicó el seremi de Transportes, Jaime Aravena.

Etiquetas