Ciudad

Sala de emergencia, el improvisado dormitorio de personas sin hogar

Se evalúa crear un centro de acogida dentro del Hospital Regional, para evitar el flujo de pacientes en situación de calle dentro de la unidad asistencial.

Por: Mauro Álvarez | 09 de Junio 2018
Fotografía: Raphael Sierra P.

Las noches cada vez son más frías en el Gran Concepción, razón suficiente para que muchos indigentes de la ciudad acudan a lugares donde poder cobijarse, siendo las salas de espera de los hospitales el lugar ideal para pasar la noche.

Marcela Becerra es una de ellas. Con un evidente trastorno mental que se trata día por medio en el Hospital Regional y con una pensión de 90 mil pesos que no le alcanza para arrendar una pieza y poder comer, actualmente es una de las residentes habituales de la urgencia del centro asistencial, hace ya tres meses.

“Duermo en un rinconcito que me hago con unos cartones y una frazada que me regaló la gente del hospital, yo trato de relacionarme poco con la gente por mi enfermedad (esquizofrenia) porque me dan miedo las peleas que se producen acá, yo he tenido una vida muy mala (…) quiero salir de acá, porque hay gente muy violenta, pero con mi pensión no me alcanza, he buscado trabajo, pero nadie me da porque soy así, sólo necesito ayuda”, comentó.

Esta realidad, que se ve en todo Chile, en Concepción cada día se vive en mayor intensidad principalmente en los días de lluvia donde llegan a ser más de 60 las personas en situación de calle que llegan a dormir entremedio de los asientos de las personas que esperan por una atención, quienes muchas veces, según comentaron los guardias, deben esperar de pie porque los sin hogar hacen de las bancas sus improvisadas camas, causando la molestia de los usuarios del sistema público de salud.

“Esta realidad es muy complicada para nosotros como usuarios, principalmente los fines de semana que me ha tocado venir, por mis descompensaciones producto de mi patología, ya que muchos de ellos son violentos y se forman peleas, principalmente porque están tomados o drogados”, comenta una paciente que prefiere no dar su nombre.

El camino a la integración

En el contexto de resolver esta realidad el Servicio de Salud Concepción (SSC) en conjunto con su símil de Talcahuano y el Ministerio de Desarrollo Social (Mideso), prepara actualmente una propuesta inédita a nivel nacional, que permitiría la habilitación de un centro de acogida y post hospitalario para pacientes socio sanitarios de la provincia de Concepción.

La iniciativa que busca dignificar al paciente calle es una tarea que desde el 2016 aborda el Ministerio de Salud, identificando el perfil del usuario socio sanitario en salud pública y la brecha de camas en hospitales, de baja, mediana y alta complejidad, que actualmente alcanza un total de 174 pacientes (119 hombres y 55 mujeres), de los cuales 118 son adultos mayores de 60 años, y 72 de alto riesgo biopsicosocial, según el estudio desarrollado por el SSC.

Al respecto el subdirector médico del SSC, explicó que “hay pacientes de calle que una vez dados de alta no tienen dónde irse, generando una prolongación de su estadía y la ocupación de una cama que debería estar disponible para otro paciente que se encuentra a la espera de una hospitalización”.

Sólo durante el 2017, el costo directo de las prestaciones socio sanitarias sobrepasó los $2.200 millones. Considerando el índice de rotación de las camas, por cada paciente en situación calle y sin red apoyo, dejan de atenderse mensualmente cuatro usuarios clínicos.

Es por esta razón que se está trabajando en la creación de perfiles de este tipo de pacientes, dividiéndolos en tres grupos. Uno de ellos incluye a personas en situación de calle con patologías de salud mental que no tienen redes de apoyo familiar, que no adhieren a intervención psicosocial y tampoco utilizan dispositivos sociales como hospederías o albergues, situación en la que se encuentra Marcela.

Otro grupo considera a personas de alto riesgo que viven en situación de calle o abandonadas, que por su condición requieren mantenerse hospitalizados de forma permanente. Un tercer perfil contempla a los pacientes socio sanitarios con mediano riesgo de dependencia biopsicosocial. Es decir, con condiciones de vivienda inadecuada, discapacidad física, o redes de apoyo insuficientes.

“Esta idea, que en primera instancia puede dar solución a la problemática que genera el uso inadecuado de los espacios de urgencia, va mucho más allá, en el sentido de que incluye también soluciones para pacientes que luego de haber estado hospitalizados, no cuentan con un hogar o red familiar de apoyo que pueda hacerse cargo de ellos”, explicó el subdirector Grant.

Implementación

El proyecto incluye, por un lado, un centro de rehabilitación integral y de reinserción sociofamiliar para pacientes de mediano riesgo social. Su objetivo principal es entregar un servicio completo de rehabilitación para personas que por alguna condicionante física, psicológica o social, requieren atención de corto a mediano plazo.

Asimismo, incorpora la habilitación de un centro de larga estadía para pacientes socio sanitarios complejos o de alto riesgo. La idea es poder atender a personas sin vinculación sociofamiliar que, por motivos biológicos, psicológicos o sociales, requieran de un medioambiente protegido y cuidados diferenciados.

Finalmente se contempla un proyecto de psiquiatría de calle, para personas con alto riesgo que no adhieren a dispositivos sociales o ayudas estatales, brindando la atención pre ambulatoria en el lugar donde se encuentra el paciente, enlazando espacios terapéuticos de una manera sinérgica, que aporte insumos a las personas para generar procesos de cambio que les permitan la inserción social y recuperación a este tipo de pacientes, muchas veces ignorados por la sociedad.

Etiquetas