Mundo

¿Qué significa que 12 países latinoamericanos desconozcan la Constituyente de Maduro?

Por: La Tercera | 10 de Agosto 2017
Fotografía: La Tercera

En una reunión de emergencia el martes en Perú, cancilleres de doce países latinoamericanos suscribieron la Declaración de Lima. De esta manera, consideran que en Venezuela ya no existe la democracia y que los actos emanados de la Asamblea Nacional Constituyente -integrada únicamente por oficialistas- son ilegítimos, entre otras cosas.

De esta manera, el documento establece que los países firmantes solo reconocerán los actos según la Constitución de 1999 requieran la aprobación de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora.

La declaración fue suscrita por los representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, Chile, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y México, y cuenta con 16 puntos.

En conversación con La Tercera, el académico de la Universidad Santiago de Chile y Presidente de la ONG Venezuela Adelante, José Noguera, explica la importancia de la Declaración de Lima y los efectos en la crisis del país petrolero.

¿Qué implica la Declaración de Lima y cuál es su importancia?

Es muy grave, porque afirma explícitamente y por primera vez que en Venezuela no hay democracia. Solo reconoce la Asamblea Nacional, la cual es desconocida de facto por el gobierno. Y, a la vez, desconoce a la Asamblea Constituyente que inventó el régimen, condena la violencia excesiva del gobierno y sus violaciones a las instituciones y derechos humanos.

Reitera explícitamente cualquier apoyo a Venezuela en los organismos internacionales, aprueba un embargo de armas, apoya las decisiones de Mercosur en torno a Venezuela y muestra preocupación por la crisis humanitaria. Esto constituye de facto una falta de reconocimiento de los países de la región, lo que le quita al régimen legitimidad no solo dentro del país, sino internacionalmente.

¿Qué influencia tendrá en la crisis?

El aislamiento internacional le dificulta al gobierno venezolano obtener recursos para financiar la represión. Eso le da más fuerza a los grupos que protestan. Envía una señal contundente a la gente que todavía apoya al gobierno y ejerce más presión para que el gobierno acepte sinceramente sentarse a dialogar y buscar una solución pacífica.

¿Qué significa la Declaración de Lima para la oposición? ¿Qué pasos pueden dar a partir de ahora?

Esta declaración representa un gran espaldarazo a los grupos opositores. Yo pienso que la oposición debe seguir en su agenda resumida en las preguntas respaldadas por 7,7 millones de venezolanos el pasado 16 de julio de seguir oponiéndose al régimen dentro de la legalidad y manteniendo viva la protesta. Eso le ha dado y le seguirá dando resultados.

¿Qué más pueden hacer los doce países que firmaron la declaración?

Ya están haciendo bastante, aunque siempre se puede hacer más. Lo importante es que la presión sea sobre el gobierno y no sobre la gente.

¿Cómo afecta al gobierno de Nicolás Maduro la declaración y las futuras decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente?

La directiva que se nombró demuestra que Maduro tiene el control de la Asamblea Nacional Constituyente. En teoría, la Constituyente puede cambiar la Constitución y las instituciones como quiera. La preocupación es que todo indica que su objetivo es aprobar una Constitución similar a la Cubana, lo que eliminaría cualquier vestigio de democracia. Eliminaría la propiedad privada en Venezuela e instaurar a Nicolás Maduro como dictador vitalicio. Por otra parte, esa Constitución estaría siendo aprobada por un organismo que no es reconocido por la inmensa mayoría de países y por una porción gigantesca de la población.

¿Qué pases puede dar el gobierno de Venezuela a partir de este rechazo?

El gobierno pareciera decidido a seguir avanzando en su proyecto totalitario, aunque ayer Maduro le pidió a la comunidad internacional sentarse a dialogar. El problema de esos llamados es que no son creíbles. En el pasado han servido solo para bajar la presión sobre el régimen para posteriormente coger un nuevo impulso.

Etiquetas