Política

Diseño retrasó obras en centro Nuevo Amanecer del Sename

Por: Marcelo Castro | 19 de Julio 2017
Fotografía: Carolina Echagüe M.

El seremi de Gobierno salió al paso por la demora de cinco años en los trabajos que mejorarán la infraestructura del recinto de Andalién.

En octubre de 2012,  la dirección regional de Sename, encabezada en ese tiempo por Verónica Núñez, anunció con bombos y platillos la inversión de más de  $2 mil millones de pesos para la reposición del Centro Nuevo Amanecer. Los dineros provenían del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), y lo último que se sabía era que el proyecto sigue en pie y que tenía un problema en los costos del diseño.

Fue el propio seremi de Gobierno, Enrique Inostroza, quien fue requerido el pasado lunes, para obtener una versión por parte de la autoridad sobre la demora en el proceso, y qué pasará finalmente con estas mejoras.

La autoridad señaló que “se trata de un proyecto aprobado en el 2012, y los dineros quedaron a disposición del organismo en el año 2013. Pero el sistema de inversión con el que se aprobó no contaba con un diseño. Es por esto que, durante este periodo de gestión, se realizó un diseño, cuyos estudios finalizaron el año pasado”.

Según Inostroza, la demora radica en este punto, puesto que se debieron incluir modificaciones en el diseño, que no fueron contempladas o que no estaban vigentes al momento de la aprobación de los dineros, como el de accesibilidad universal.

Ahora, el proyecto queda en condiciones de ser analizado por los órganos pertinentes, para que en plazo cercano a los tres meses, se produzca la convocatoria a licitación, mediante el sistema de Mercado Público.

Las diferencias de dinero

El Consejo Regional del Bío Bío aprobó en 2012 $2.020 millones, en donde se incluía el diseño y la ejecución del proyecto de forma conjunta, misma situación se repitió en la construcción de los complejos habitacionales de Paso Seco en Coronel y Mirador del Pacífico en Talcahuano.

Pero, con el cambio de gobierno, la forma de abordar este tipo de proyectos cambió, por lo que primero se debe realizar un diseño y una vez que se cumpla esta etapa, recién se pueden solicitar los recursos para la ejecución.

Tras concretar el estudio de diseño, mandatado por la Dirección de Arquitectura Región del Bío Bío, este documento determinó variaciones e incrementos de superficies. Además, este tipo de recintos deben ser diseñados desde cero, cosa que no se realizó.

Lo anterior derivó en un aumento del proyecto, que ahora asciende a $3.695 millones, en donde se debe contemplar lo aportado por el Gore, y se genera una diferencia cercana a los $1.785 millones.

Por lo tanto, el Sename debió buscar la forma de poder obtener esos dineros para seguir en pie con los trabajos. En octubre del año pasado, el organismo informa a la seremi de Desarrollo Social que la totalidad de la diferencia será aporte de la institución. Por lo que a contar de esa fecha, se realiza el estudio social del proyecto.

Recién el 27 de junio de este año, llega la confirmación a la Intendencia de los dineros, que serán incluidos en el presupuesto del organismo para el año 2018.

El seremi de Gobierno, Enrique Inostroza, criticó la falta de información por parte de los organismos involucrados. “Faltó mayor facilidad en la entrega de los antecedentes, acá no hay nada oculto, sino que parte de un proyecto de obra pública”, dijo.

 Gestión de Oñate

Diversas críticas han surgido en contra de la actual directora regional del Sename, Rina Oñate, quien ha sido catalogada por las propias asociaciones de funcionarios como una de las de peor desempeño a nivel nacional, puesto que no ha logrado separar lo técnico de lo político.

Según Enrique Inostroza, la evaluación a la gestión de Oñate debe ser realizada por el Ministerio de Justicia y la Dirección Nacional de Sename, y no por ellos. Igualmente, aseguró que “se ha hecho cargo de un servicio muy complejo y ha logrado sortearlo de manera buena, pero la evaluación específica debe ser realizada por Justicia”.

 

Etiquetas