País

La conmovedora historia del ñublensino que permitió prolongar la vida de ocho personas

Por: La Discusión | 31 de Mayo 2017
Fotografía: La Discusión

El trabajador agrícola, Manuel Elías Inostroza Hormazábal, de 28 años, es el ñublensino que encendió la esperanza en ocho personas y sus familias, ya que recibieron sus órganos tras fallecer el jueves pasado en el hospital de Chillán.

El jugador del Club de Deportivo de San Gregorio alias “El Chispita” murió por graves lesiones tras ser apuñalado el miércoles pasado por un vecino quien tendría esquizofrenia. Todo ocurrió mientras conversaba y fumaba con unos amigos fuera de su casa, donde vivía con sus padres y una sobrina, cuando sufrió el ataque.

Pese a los esfuerzos médicos por salvar su vida en el complejo asistencial local, el joven falleció el jueves pasado y sus órganos fueron donados debido a que había manifestado su interés de dar vida a otras personas.

El domingo se efectuaron sus funerales en el cementerio de San Gregorio, donde decenas de personas despidieron los restos de “El Chispita”.

Profundo dolor reina en la familia tras su repentina partida, angustia que parece aminorarse con la alegría de haber prolongado la vida de otras personas a partir de su noble gesto de donar.

Su círculo cercano se muestra orgulloso de haber respetado su voluntad. Así lo manifiesta su hermana, Carina Chandía Hormázabal, quien describió a Manuel como un joven alegre, deportista, amistoso y “regalón” de sus padres. Era soltero y no tenía hijos, generalmente trabajaba como temporero y toda su vida la pasó en San Gregorio.

“Estoy orgulosa y feliz de que él esté vivo por ahí, que esté dando vueltas en otras personas, pero mal por la muerte que tuvo, porque él era un joven alegre, les gustaba jugar a la pelota y estar con sus amigos. No tenía rencillas anteriores ni líos amorosos”, expresó su hermana en conversación con LaDiscusión.cl

Manuel era un vecino muy querido en la calle Marcela Paz de la población La Esperanza, donde sus conocidos reconocieron el noble gesto.

“Fue un gesto de amor al prójimo, que lindo que su familia lo apoyara. Era muy alegre, tenía una risa contagiosa”, comentó Leticia Aravena

Uno de los órganos donados por el joven fue un corazón que favoreció a un hombre, de 62 años, con residencia en Mulchén, con ello se logró concretar el primer trasplante de este órgano en el sur del país. La operación se realizó en el hospital Regional Guillermo Grant Benavent en Concepción.

La noticia fue recibida con orgullo por parte la hermana de Manuel, quien expresó su deseo de conocer a la persona favorecida.

“Ojalá tuviera la oportunidad de acercarse a nosotros y de poderlo conocer, para sentir los latidos del corazón de mi hermano. Estoy muy orgullosa de su acto, porque dio vida a ocho personas”, manifestó Carina.

 

 

 

Etiquetas