Opinión

Socios y socias en el Club Concepción

Por: Diario Concepción | 31 de Agosto 2017
Fotografía: Diario Concepción

Claudia Hurtado
Abogado

La historia del último siglo y medio de la ciudad de Concepción está indisolublemente ligada al tradicional Club Social que con mucho orgullo porta el nombre de nuestra ciudad.

Inspirados en los clubes sociales ingleses de la época decimonónica y motivados en la necesidad de formar un lugar de encuentro y reunión, los fundadores penquistas del Club Concepción perseveraron en su idea hasta lograr el pleno establecimiento de un Club Social que, muy visionariamente, lo proyectaron como el principal centro de reunión del progreso económico, social e intelectual del sur del país.

Corría el año 1867 y nuestro país era presidido por don José Joaquín Pérez. La discusión política estaba centrada en el mérito y en la oportunidad de las primeras reformas liberales que se introducían a la carta fundamental de 1833 y entre industriales y comerciantes de la época era un tema relevante la plena entrada en vigencia del Código de Comercio. Obviamente, Concepción y su Club no se quedaron atrás en la discusión de éstos y otros temas que sobrevinieron a su fundación.

Desde su fundación, los socios del Club Concepción han sido protagonistas relevantes de la historia de nuestro país. Dos de sus socios, don Aníbal Pinto Garmendia y don Juan Antonio Ríos, alcanzaron la máxima magistratura de la República, otros tantos han sido Ministros de Estado, Parlamentarios, Magistrados, Alcaldes, Regidores, Concejales, Intendentes y Consejeros Regionales, sin perjuicio de los industriales, comerciantes, agricultores, profesionales liberales y funcionarios públicos que, siendo también socios del Club, han contribuido al desarrollo económico, académico y cultural de Concepción.

¿Qué guardan en común estas personas? Además de ser contribuyentes del progreso y del desarrollo local, todos tienen en común su género: Todos son caballeros, varones, hombres. Ello fue así porque desde su acta fundacional el Club Concepción se constituyó como un centro de reuniones exclusivamente para hombres, por lo que las mujeres teníamos prohibido visitar sus salones y no podíamos ni pensar en incorporarnos al registro de asociados del Club.

Dicha exclusión no fue un impedimento para que grandes mujeres penquistas como Leonor Mascayano, Carmen Urrejola Unzueta de Del Río, Inés Enríquez Frödden y Ester Roa Rebolledo también colaboraran destacadamente en el adelanto social y político de Concepción en los siglos XIX y XX.

Si uno de los cambios culturales positivos que se han sucedido últimamente, y a un ritmo vertiginoso, es la asimilación de responsabilidades y de oportunidades entre hombres y mujeres, es legítimo que nos preguntemos ¿Por qué las mujeres aún no pueden ser socias del Club?

Si bien ha quedado en el recuerdo del pasado la prohibición que pesaba sobre las mujeres de ingresar a sus dependencias, el Diario de Concepción del domingo pasado publicó en su titular una noticia que marcará el inicio de una nueva etapa histórica del tradicional Club Concepción y que abrirá la incorporación de nuevas asociadas mujeres.

La incorporación de socias no será un paso anecdótico o menor en la historia de los 150 años del Club Concepción. Será una oportunidad para aportar al cumplimiento de los ideales fundacionales del Club, tal como lo hacen los socios varones, y proyectar la noble institución hacia el futuro.

Etiquetas