Opinión

De realismo mágico y vino tinto

Por: Diario Concepción | 02 de Agosto 2017
Fotografía: Diario Concepción

Por: Andrés Cruz
Abogado, Magíster Filosofía Moral

¿Qué no existe el realismo mágico?, cuando una capital vierte sus excrementos en una zona marginal, que debe vivir entre la putrefacción porque en alguna parte hay que botar la basura dicen los que saben. ¿Qué nosotros no somos bananeros y no calzan las historias con olor a guayaba del realismo mágico?

Cuando un político recibe apoyo de cuanto militante calculador existe, que piensa en la pega que le puede salir mañana, metiéndose los principios donde mejor le quepan, decidiendo por encuestas. ¿Qué el realismo mágico es cosa de mojito y palmeras y nada tiene que ver con vino tinto, empanadas y el buen pisco y la araucaria? Cuando vivimos de exportar materias primas que los siúticos llaman “commodities” para sentirse gringos, y no están dispuestos a colocar un peso más para agregarle valor al producto, porque no es rentable innovar, capacitar trabajadores y colaborar por una educación que forme ciudadanos en lugar de consumidores.

¿Qué se han imaginado los que dicen que hay realismo mágico? Cuando el dueño de la empresa que es el hijo del hijo del hijo es el mismo que se colude o acuerda con el dueño de un medio que es también del hijo del hijo del hijo, que estudiaron en las mismas partes, fueron a las mismas fiestas y salieron del mismo barrio, y fueron todos a sacar sus grados y llenarse de diplomas bien pagados para volver a imponerles a otros como vivir, a decirles quienes son los mejores con sus “ránkings”, turnándose entre ellos y preparando a sus hijos para que hagan lo mismo y les importe un carajo sus trabajadores, el resto, las mujeres, los hogares de niños pobres, mientras puedan asegurase seguir igual, con privilegios, llenándose a dos manos los bolsillos, haciéndose los tontos cuando se trata de hacerse responsables, dándoles lo mismo cuando un hombre le pega a una mujer, ¡porque así ha sido siempre!

¡Qué les importa si ellos mandan y van a seguir mandando caramba! Qué les importa, si van a seguir viviendo de la apariencia, de la ficción de la democracia y del voto del roto, de vez en cuando hay que aguantarlo, para que no digan que no los escucha nadie, pero, eso sí, que se queden bien segregados. Qué les importa que los viejos se mueran de hambre con pensiones miserables, y ellos sigan jugando a la ruleta con el dinero ajeno en su Wall Street de sudacas. ¿Qué no existe el realismo mágico? Cuando aparecen los mismos hace 20 y 30 años, postulándose a los mismos cargos y los mismos idiotas haciendo fila para votar por ellos.

Etiquetas