Opinión

¿Descentralizar creando Regiones?

Por: Diario Concepción | 25 de Julio 2017
Fotografía: Diario Concepción

Por: Nicole Carvallo C.
Economista/Universidad de Concepción

El momento en el cual nuestro país dejó de lado las finanzas públicas priorizando temas políticos es un punto de quiebre que lamentablemente nos aleja cada vez más de salir de la desaceleración y del subdesarrollo.

La “nueva” región de Ñuble, es sólo la seguidilla de acciones incomprensibles económicamente hablando, que ya vimos con la creación de la Región de los Ríos y de Arica y Parinacota.

Inevitable es querer ver los estudios de rigor que se han hecho para que Chile se siga dividiendo con dos claros efectos negativos: El primero un gasto público que aumenta en forma millonaria y absurda sin tomar el peso de la crisis económica que vive el país. El segundo la “fiesta” política que esto genera ante la “oferta” de casi 2.500 empleos públicos: más diputados, senadores, intendentes y un sinfín de puestos que se contradicen a la lógica económica.

Si bien es cierto la actividad económica de Ñuble es muy distinta a la del Gran Concepción, no se traduce del todo en la práctica el discurso que esto traerá “múltiples beneficios” a los habitantes de la nueva región. Si pensáramos en actividades económicas,  geografía o identidad estaríamos también pensando en que Arauco fuese una futura región.

Es entendible que los habitantes de Ñuble sientan orgullo al ser región, tener autonomía de Concepción y la tan ansiada identidad cultural, además que la característica de su producción económica es agropecuaria y forestal a diferencia del Bío Bío en general.

¿Se vuelve más competitivo Ñuble y con mayores ventajas comparativas? Si la respuesta es positiva de todas formas creo que no es el momento de crear más regiones, sea aquí o en otra parte de Chile pues el escenario económico es nefasto, el PIB no logra recuperarse, la deuda asciende y las prioridades son otras. Además, la calidad de vida de la gente no mejora al crear más regiones, mejora cuando los recursos se administran y distribuyen en forma eficiente. No necesitamos más regiones ni más cargos públicos, SI mejor administración pública, adecuada distribución y uso eficiente de los recursos.

El “discurso político” sobre la descentralización es, teóricamente aceptable pero en la práctica nuevamente una falacia. De muestra un botón: ¿Dónde se toman las decisiones? En Santiago. Qué contradictorio resulta ver que mientras NO hay recursos para temas que son prioridad e incluso urgencia, éstos aparecen en forma mágica y con apoyo parlamentario total.

Etiquetas