Opinión

La no tan oscura Edad Media

Por: Procopio | 21 de Julio 2017

Se supone que la Edad Media era tan oscura que todo el mundo no quería otra cosa que se terminara, que alguien o varios, se encargaran de prender la luz, finalmente, cuando eso ocurrió los habitantes del planeta estaban tan ocupados con la novedades tremebundas que estaban sucediendo que en realidad nadie se dio cuenta cuando se terminó y sólo ahora último estamos preocupados de marcar el momento justo cuando entramos al Renacimiento, un denominador excesivamente optimista.

La caída del Imperio Romano de Oriente ante el ataque inmisericorde y de ilimitados recursos de Mehmed II, el líder del Imperio Otomano, derrota de Constantino XI  y la toma de Bizancio que ocurre en 1453, es un hecho marcador del fin de la Edad Media para algunos, coincidiendo con la edición de la Biblia, el primer libro impreso por Gutenberg. Otros proponen, con igual significado, el descubrimiento de América, por Cristóbal Colón, aunque él no lo tuviera tan claro.

Sin embargo, en esta llamada edad obscura, ocurren circunstancias que dejan el denominativo un tanto injusto. Es cierto que la pobreza y el hambre, que la crueldad y el olvido al respeto por la vida estuvieron, como los jinetes del Apocalipsis, siempre sobre la gente, pero al mismo tiempo hubo quienes trataron de salvar lo que más se pudiera de la sabiduría de los tiempos pasados y corrían el riesgo de desaparecer, aunque  es incalculable lo que se ha perdido de todos modos. Entre los años 1200 y 1400 se fundaron 52 universidades, aunque ya habían partido la Universidad de Bolonia, el 1089 y la de Oxford el 1096, por lo que no resulta correcto pensar que el Renacimiento se inicia como por obra de encantamiento, la verdad es que la humanidad no había muerto.

 

PROCOPIO

Etiquetas