Opinión

El modelo exportador francés

Por: Diario Concepción | 21 de Julio 2017
Fotografía: Diario Concepción

Por: Renato Segura
Director de ProChile

La gran recesión del 2008 fue la segunda crisis económica de magnitud global que ha enfrentado la sociedad moderna. Durante el período 2008 – 2009 el PIB de Francia se derrumbó. Durante el año 2009 se perdieron casi 250 mil empleos asalariados, la mayoría durante el primer semestre.  Sin embargo, hacia fines de 2009, la economía francesa comienza a mostrar un mejor desempeño, logrando crear 125 mil empleos en el sector mercantil y 2% de crecimiento del PIB.

Para lograr esta dinámica, destaca la ley francesa de modernización de la economía. Dicha normativa fue concebida, en parte, para estimular la pequeña y mediana empresa como medio para recuperar el crecimiento económico y la creación de empleos. El principio rector del modelo francés consiste en apalancar la recuperación económica con el crecimiento de las empresas Pyme. El objetivo perseguido, es que la Pyme alcance un tamaño intermedio, definido para aquellas empresas que generan empleo en un rango de 500 a 2.000 trabajadores. Una empresa de tamaño intermedio está mejor preparada para innovar y estar presente en el mercado global.

Para ello, el Ministerio francés de Comercio Exterior tiene la misión de dinamizar la internacionalización de las Pyme con la ayuda de los grandes grupos empresariales franceses ya establecidos en mercados extranjeros. De esta manera, las Pyme innovadoras adquieren los medios necesarios que, de otra manera, estarían fuera de su alcance para llevar a cabo su internacionalización.

El modelo, que fue implementado en marzo de 2009, permite que las grandes empresas adherentes se asocien con sus proveedores, socios y clientes para ayudarles en los mercados internacionales. Este nodo de acción permite abordar mercados complejos, ya que reduce los riesgos y aumenta las oportunidades de desarrollo de las Pyme.

De acuerdo con lo que señala un informe recopilatorio de los incentivos internacionales al crecimiento empresarial, del Gobierno de España, el concepto final de la iniciativa es reagrupar las diferentes acciones de las que dispone la gran empresa y ponerlas al servicio de la Pyme innovadora para que pueda, con costos bajos y sin excesivos riesgos, acceder a los mercados internacionales. La gran empresa pone de manera voluntaria a disposición de las Pyme sus redes y prácticas comerciales, así como su experiencia concreta sobre el país en cuestión. El apoyo en términos de conocimientos, infraestructuras y redes comerciales aporta una ayuda importante a las Pyme, para establecerse en los mercados internacionales y, con ello, apalancar su crecimiento.

El modelo considera tres modalidades de nodos, (i) el que está dirigido a las Pyme que desean realizar un proyecto previo de internacionalización y un plan de negocios; (ii) el que está dirigido a las Pyme que están en condiciones de exportar, para quienes el grupo empresarial organiza misiones comerciales y soporte logístico y (iii) el que está dirigido principalmente a las Pyme clientes (subcontratadas) de la gran empresa que tengan la intención de desarrollarse comercialmente en un mercado concreto.

Modelo que Chile está en condición de replicar, sumando a los grandes grupos empresariales en los instrumentos existentes para la promoción de la oferta exportable de las Pyme.

Etiquetas