Opinión

El muy dudoso rey de la creación

Por: En el Tintero | 04 de Julio 2017

La especie humana debe ser la más abusadora del planeta, difícilmente será elegida como la más conveniente para la vida del resto de las especies que tienen, en principio, las calificaciones adecuadas para vivir en el planeta. Muchas veces queda la impresión que el planeta estaría mucho mejor sin nuestra gentil colaboración, que con ella. Que se ha llegado al punto de saturación, al cual llegan fatalmente  las visitas indeseables.

Puede ser que la causa de nuestra impopularidad se deba al éxito espectacular en adaptación del ser humano a los mismos desafíos que han enfrentado otras especies. Durante millones de años, los homínidos recolectaban lo que buenamente podían, cazaban animales pequeños y sacaban la médula de los huesos que dejaban los carniceros mayores y más exitosos.

Se calcula que fue sólo hace 400 mil años que el hombre, más organizado y  un tanto más astuto, empezó a emprender cacerías de animales mayores y sólo en los últimos 100 mil, ubicarse en la cúspide de la cadena alimentaria, es e decir, poder  comerse a todos los demás y, con un poco de suerte, no ser devorado por ninguno.

Es este un salto espectacular en términos evolutivos, ya que la evolución se la toma con muchísima calma, unos pocos millones de años para cualquier cosa que valga la pena, sin embargo para nuestra especie los cambios ocurrieron en velocidades de espanto relativo, un salto espectacular desde el montón, a la cúspide.

Pasar de un animal poca cosa a depredador eficiente en tan poco tiempo, impidió la sobriedad confiada y asumida del que ha sido poderoso todo el tiempo. Debe ser por eso que nos portamos como dictadorzuelos muertos de miedo, que se sienten seguros solo abusando de todos  los demás.

 

PROCOPIO

Etiquetas