Opinión

Dudas sobre el sexo de los ángeles

Por: En el Tintero | 01 de Julio 2017

Jamás estamos contentos con lo que tenemos, empezamos a plantearnos asuntos imposibles, como tratar de comprender el tamaño de nuestro universo, como describen los entendidos, en expansión, hasta vaya uno saber dónde. Infinito, se dice, tema en realidad inconcebible, si se piensa con la debida calma.

A modo de consuelo, se puede verificar que esta tendencia a meterse en camisas de once varas no es para nada nueva, siempre ha habido gente que hace preguntas difíciles para desafiarse y de paso echarles a perder la vida a los obsesionados por tener las cosas claras.

Problema medieval para el que quiera meterse en estos espinosos asuntos; cuál es el sexo de los ángeles. En esa época, las disputas sobre teología y metafísica arrojaron luz sobre importantes puntos doctrinarios, pero como nunca falta, hubo quienes, generalmente amantes de la retórica, se ocuparan de otros asuntos triviales y disparatados. Famosas fueron, a título de ejemplo, las largas controversias de los bizantinos sobre cuantos granos de arroz son necesarios para conformar un montón, ¿más de diez?, ¿cien?, ¿ la bolsa entera? Filósofos sesudos se ocuparon de definir cuantos pelos debían perder los hombres para alcanzar la categoría de calvo.

El sexo de los ángeles fue un tema mucho más serio, generó largos ensayos y textos de pesados volúmenes, ¿se les debía concebir como asexuados, femeninos algunos y masculinos otros, hermafroditas, o sencillamente inmateriales? No hubo acuerdo, por si esperaba una propuesta más conclusiva.
Se anticipaban a una serie de problemas de similar complejidad de esta época; cómo saber quién es honrado, quién es confiable, quién decente. En realidad los del Imperio Romano de Oriente la tenían más fácil.

PROCOPIO

Etiquetas