Mundo

Trump retira a EE.UU. del pacto climático y confirma giro aislacionista

En su discurso en la Casa Blanca, el mandatario dijo que el pacto es injusto ya que ofrece ventajas competitivas para China e India. De todos modos, señaló que está dispuesto a renegociar el acuerdo. Pero Alemania y Francia dijeron que el pacto es “innegociable”.

Por: La Tercera | 02 de Junio 2017
Fotografía: La Tercera

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró ayer que “fue elegido para gobernar Pittsburgh”, ciudad del cinturón industrial estadounidense, y “no París”, para justificar su decisión de sacar a su país del Acuerdo de París sobre cambio climático. Trump, quien dijo que su gobierno estaba dispuesto a negociar un nuevo acuerdo, aseguró que retirara a EE.UU. del acuerdo por considerarlo “desventajoso” para los trabajadores y para los contribuyentes norteamericanos.

Cumpliendo una de sus promesas de campaña, el gobernante estadounidense dijo en una ceremonia en los jardines de la Casa Blanca que su país “cesará toda implementación del Acuerdo de París y las pesadas cargas financieras y económicas impuestas a nuestro país”. Así, desde ayer -según Trump- cesaron todos los compromisos “no vinculantes” adoptados tras la adhesión al acuerdo, pero el retiro pleno tomará al menos cuatro años.

El Acuerdo de París, que entró en vigor el 4 de noviembre de 2016, está destinado a sustituir en 2020 al Protocolo de Kioto (1997) y marcaba como objetivo “mantener la temperatura media mundial por debajo de dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales”. Con su salida del acuerdo, Estados Unidos se suma a Siria y a Nicaragua como los únicos países de Naciones Unidas que se han restado a este compromiso.

Para la efectividad del pacto de París era necesaria su ratificación por parte de al menos 55 países representantes del 55% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Estados Unidos y China, los dos países más contaminantes, representan más del 40% de emisiones globales.

En su discurso Trump dijo que el pacto es injusto, ya que ofrece ventajas competitivas para China e India. “El acuerdo es un castigo para EE.UU. China puede subir sus emisiones sin límite, frente a las restricciones que nos hemos impuesto. E India puede doblar su producción de carbón. Este pacto debilita la economía estadounidense, redistribuye nuestra riqueza fuera y no nos permite utilizar todos nuestros recursos energéticos”, sostuvo.

Pese al anuncio, que implica la confirmación de un giro aislacionista que ha estado construyendo Trump desde que llegó a la Casa Blanca en enero pasado, el mandatario sostuvo que “vamos a comenzar a negociar y veremos si podemos alcanzar un acuerdo justo. Si podemos será excelente. Si no podemos, también. Como Presidente no puedo poner otra consideración por delante del bienestar de los estadounidenses”.

El ex Presidente Barack Obama, que firmó el Acuerdo de París rechazó el anunció de Trump y el peligro aislacionista. “Incluso con la ausencia del liderazgo estadounidense, incluso cuando este gobierno se une a un puñado que rechazan el futuro, tengo confianza que nuestros estados, ciudades y empresas saldrán adelante y harán ahora más para liderar el camino y proteger el futuro de generaciones del único planeta que tenemos”, indicó Obama en un comunicado.

Ya en marzo los gobernadores de California y Nueva York declararon que mantendrán con sus agresivas políticas contra el cambio climático pese a las decisiones en sentido contrario del gobierno de Trump.

En tanto, el candidato republicano a la Casa Blanca en 2012, Mitt Romney, dijo que la decisión tendrá consecuencias a largo plazo: “Se trata también del lugar de Estados Unidos como líder mundial”.

Una de las primeras consecuencias del anuncio de Trump fue la renuncia del consejero delegado de Tesla y SpaceX, Elon Musk, como asesor del gobierno de Trump. “Estoy dejando los consejos de asesores presidenciales. El cambio climático es real. Dejar París no es bueno ni para EE.UU. ni para el mundo”, afirmó Musk en su cuenta de Twitter.

El anuncio de Trump se produce apenas unos días después de que el gobernante concluyera su primera gira internacional, en la que salieron a la luz las diferencias con los aliados europeos. Precisamente los gobiernos de Alemania, Francia e Italia destacaron que el Acuerdo de París es “innegociable” porque se trata de “un instrumento vital para nuestro planeta”.

La canciller alemana Angela Merkel “lamenta la decisión del Presidente de Estados Unidos” sobre el clima, afirmó ayer su portavoz, Steffen Seibert, a través de Twitter. “Avancemos con toda la fuerza en pos de la política global que protege nuestro planeta”, acotó. De la misma forma, el Presidente francés, Emmanuel Macron, mantuvo una “conversación telefónica de cinco minutos con Donald Trump” y “directamente” le recordó que “se puede discutir, pero que el Acuerdo de París de ninguna manera está abierto a negociación”. Así, Macron le dijo a Trump que Francia y Estados Unidos “van a seguir trabajando juntos, pero no en la cuestión del clima”, según relató el mandatario francés en Twitter.

“No vamos a dar un paso hacia atrás en el Acuerdo de París. Italia se ha comprometido a reducir las emisiones, energía renovable, desarrollo sostenible”, también afirmó en Twitter el primer ministro Paolo Gentiloni. Por su parte, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, aseguró que la decisión de Estados Unidos “es una gran decepción para los esfuerzos globales de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”.

Como si fuese parte de un guión coordinado, la declaración del Presidente norteamericano sobre el Acuerdo de París coincidió con la presencia en Europa del primer ministro chino Li Keqiang. La Unión Europea (UE) y China llevan a cabo en Bruselas su 19a cumbre en Bruselas en la que confirman su “más alto compromiso político” con la aplicación del pacto internacional contra el cambio climático. Horas antes, en Berlín, Li garantizó su respaldo al Acuerdo de París: “China es un gran país y asume su responsabilidad internacional”, aseveró junto a Angela Merkel.

Etiquetas