Editorial

Reveladora clasificación del desempeño escolar

Por: Editorial Diario Concepción | 25 de Agosto 2017
Fotografía: Agencia UNO

Los primeros mensajes llegaron de una institución neutral, sin interés por darle determinada coloración a los datos, ya que se refiere solamente al rendimiento académico, una verdad que les hace falta a todos los países, en contrario al maquillaje de datos, que no favorece a nadie.

La prueba Pisa (Evaluación Internacional de Alumnos, en español) analiza las competencias de los alumnos de 15 años, de 70 países y territorios en las áreas de Comprensión Lectora, Ciencias y Matemáticas, si bien Chile es el representante latinoamericano más destacado, no lo es tanto cuando se observa su posicionamiento a nivel intercontinental, allí ocupa el puesto 44, con 49 unidades abajo del registro Ocde de 492 puntos y a 50 del índice de la Unión Europea.

La discusión sobre esta circunstancia ha sido bastante profunda y ha motivado un esfuerzo constante de los gobiernos de Chile, para mejorar sustantivamente la educación de los jóvenes, en este caso en el período de educación media, la cual, por supuesto, también es influenciada por la calidad del nivel precedente.

Las instituciones de educación superior, tanto universitarias como de educación técnico profesional, han acusado sistemáticamente falencias en las bases formativas de los estudiantes que ingresan, lo cual explica índices importantes de fracaso académico, deserción y por lo mismo, una enorme pérdida de recursos.

Puesto así el foco, en la necesidad de contar con egresados de la educación media con competencias compatibles con estudios de mayor complejidad, resulta preocupante la última información sobre el desempeño de los liceos. La Agencia de Calidad, después procesar más de 140 bases de datos, envió a todos los colegios que imparten educación media un correo electrónico y una carta certificada informándoles del nivel en que fueron clasificados según sus resultados Simce, con una ponderación de 67% y otros diez indicadores de calidad, como retención y convivencia.

Según el secretario ejecutivo de la Agencia, la clasificación, establecida por Ley de Aseguramiento de la Calidad del año 2011, el incluir otros aspectos además de los cognitivos de las asignaturas tradicionales, permite una lectura más sensible sobre el quehacer educativo. En esta oportunidad fueron ordenados 2.674 establecimientos y el 63,5% quedó en el nivel alto y medio, mientras que un 12%, correspondiente a 318 colegios, tuvo resultados insuficientes, planteles que de no mejoren sus resultados en un plazo de cinco años deberían cerrar sin importar de qué dependencia sean.

La urgencia de reaccionar frente a esta realidad, que resta oportunidades de progreso a miles de estudiantes, se hace más patente cuando se observa que un 25% de los establecimientos con alumnos vulnerables está en el nivel insuficiente, mientras que un 16% de los colegios con escolares del grupo medio bajo está en el nivel más bajo de desempeño. Una marca de segregación que, según los evaluadores, es mayor en la enseñanza media que en la básica.

Según los expertos, una de las primeras medidas para avanzar en la dirección correcta es vincular las medidas con los diagnósticos, los colegios hacen muchas cosas, pero no siempre se concentran en menos cosas, pero más importantes.

La apropiación de una cultura de la calidad, en todas las variables, es el primer paso para mejorar el desempeño académico de los jóvenes chilenos.

Etiquetas