Editorial

Acciones necesarias para frenar la violencia escolar

Por: Editorial Diario Concepción | 07 de Julio 2017
Fotografía: Archivo Copesa 12 Octubre 2007 Tematica de Bullying

Es una parte de las experiencias infantiles que no terminan de definirse, a pesar de programas para hacerla disminuir, y eventualmente eliminarla, de los recintos escolares, la violencia, que con manifestaciones desde la verbal a la física, con un límite impreciso entre la brusquedad de niños en los juegos, parece estarse agudizando transversalmente en los recintos educacionales. Se trata de una conducta con el claro propósito de herir u ofender, una manifestación patológica de establecer jerarquías, como instinto primitivo de la especie.

Con la organización de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Agencia de Calidad de la Educación de Chile, se dio a conocer en mayo de este año el documento “Las violencias en el espacio escolar”, un estudio que tuvo como antecedente la segregación escolar que caracteriza a América Latina y el Caribe y los niveles de violencia e inseguridad que los niños, niñas y jóvenes experimentan en su vida diaria, para conocer cómo se distribuyen los contextos de violencia internos y externos a los establecimientos educativo según los tipos de escuela y las características de los estudiantes.

Para los autores de este trabajo, dada la gran cantidad de tiempo que los niños, niñas y jóvenes pasan en las escuelas, es esencial que la enseñanza sea impartida en entornos escolares seguros y acogedores, la escuela se transforma en literalmente un segundo hogar y si ese ambiente es agresivo es de esperar un impacto negativo sobre los niños.

La violencia puede manifestarse como intimidación, violencia sexual o basada en el género, abuso sobre los percibidos como más frágiles, peleas entre pares, violencia pandillera, agresión con armas y discriminación por situación socioeconómica o condición étnica o racial, de esa manera, alrededor de un 30% de los niños, niñas y adolescentes en edad escolar en América Latina afirma haber vivido situaciones de violencia en la escuela, tanto en forma de agresiones físicas como burlas por distintos motivos.

A la larga serie de consecuencias para las víctimas de esta agresiva forma de comportamiento por sus pares, recientemente se ha logrado verificar experimentalmente que la percepción de violencia escolar está asociada a menor rendimiento académico, según un nuevo estudio de la CEPAL.

Aunque los datos correspondientes a nuestro país están entre los más bajos, la tendencia es igualmente observable. Los expertos de las organizaciones aludidas sostienen que los recientes e importantes avances de los países de la región en materia de desarrollo social, incluyendo los registrados en el ámbito de la educación, han convivido paradójicamente con aumentos en los índices de violencia e inseguridad.

Algunas de las principales recomendaciones del estudio, que debieran ser motivo de comprometida reflexión, son avanzar en la prevención y respuesta ante la violencia en las aulas; visibilizar los diferentes tipos y magnitudes de la violencia; valorar la diversidad en las escuelas y formar a los estudiantes en el respeto a las diferencias personales, sociales y nacionales; combatir los estereotipos de la masculinidad y promover la igualdad de género; fortalecer las intervenciones en las ciudades, e involucrar a los estudiantes y familias de forma efectiva en la construcción de los espacios de paz.

Etiquetas