Economía y Negocios

Advierten que la Región del Bío Bío perderá poder de negociación al quedar como la 3a región más poblada

Por: Felipe Placencia | 02 de Septiembre 2017
Fotografía: Andrés Oreña P.

Si bien el Instituto Nacional de Estadísticas, INE, consignó hace unos días a la Región del Bío Bío en segundo lugar en cuanto a cantidad de población con 2 millones 18 mil 803 personas detrás de la Metropolitana, hay un aspecto que no se ha considerado: la separación de Ñuble. Al descontarse, la zona quedaría sólo compuesta por cerca de 1 millón 500 mil, quedando así en tercer lugar, después de Valparaíso, que tiene 1 millón 790 mil.

¿Pierde poder la Región? Para el rector de la Universidad Santo Tomás y director de la Cpcc, Roger Sepúlveda, es un hecho.

“Es lo que yo he sostenido todo este tiempo, desde el proyecto Ñuble Región, que fundamentalmente el principal costo que vamos a pagar la pérdida de poder negociador como región frente a la gravitación tan relevante que tiene la Región Metropolitana en este país”, advirtió Sepúlveda.

Y aseveró: “Es muy distinto ir a golpear la mesa al gobierno central como una región que incluye el territorio de Ñuble como una que no. Las capacidades negociadoras del Bío Bío para exigir mayores recursos a nivel central se limitan y eso evidentemente es un beneficio para la Región Metropolitana, que va a seguir concentrando recursos como lo ha hecho hasta ahora”.

¿Hacia dónde vamos?

El gerente general de Asexma Bío Bío, Alfredo Meneses, manifestó su oposición igualmente desde los inicios del proyecto. Es más, hace un tiempo criticó duramente la iniciativa haciendo la siguiente pregunta: “¿Cuándo le tocará a la Región Metropolitana ser dividida?”.

Hoy cuando la separación es un hecho señaló que quizás la Región tampoco nunca ejerció bien ese “poder”, por ende, ahora se deben hacer otras preguntas: ¿qué queremos?, ¿hacia dónde vamos?

“Con una provincia menos, tenemos que preguntarnos cuál va a ser la nueva mirada que vamos a tener de cara los años que vienen”, cuestionó Meneses, en especial si se modificará la actual Estrategia Regional de Desarrollo.

Incluso, indicó que los beneficios se verán reflejados en otra área, fueras de la económica, aunque siempre ligada. “Genera mayor beneficio en el mundo político y ya se ha dicho hasta la saciedad. Evidentemente, perder una cantidad importante de habitantes obviamente que debilita nuestra Región y es una realidad incuestionable”.

Para el economista del Centro de Estudios de Corbiobío y académico de la UBB, Ariel Yévenes, también cree que el poder regional se verá eclipsado.

“En términos políticos podría ser relevante, es decir, en representación de intereses regionales a nivel nacional. Tengo la impresión que de esta división podría ver afectada su capacidad de representación. En el futuro se podía pensar que los presupuestos totales podrían reducirse en la Región”, opinó Yévenes.

Sin embargo, fue cauto. “La economía vuelve borrosos los límites regionales incluso entre países. Hay movimiento migratorio de mano de obra y flujos de inversión que viajan con mayor fluidez en fronteras. No visualizo mayor impacto tanto para Bío Bío y Ñube respecto a dinámica económica”.

En tanto, el seremi de Economía, Iván Valenzuela, pidió calma. “El éxito de cada negociación depende de los liderazgos y de los actores económicos de una región. No tiene sentido seguir discutiendo, sino pensar en el futuro donde la región tiene oportunidades de seguir creciendo”, pidió, agregando que la Estrategia Regional de Desarrollo contempló este escenario y que es flexible ante esta nueva territorialidad.

Etiquetas