Economía y Negocios

Informe de Productividad

Por: Diario Concepción | 22 de Agosto 2017
Fotografía: Agencia UNO

Cada iniciativa importante de carácter económico que presenta el Ejecutivo va acompañada de un informe de productividad para tener datos más certeros respecto al impacto posible que pueden tener las reformas; el caso de la Reforma Previsional no fue la excepción.

El informe de productividad que mide los efectos de la reforma previsional concluye que se generará una pérdida de empleo que puede llegar hasta los 394 mil casos por el alza del 5% de cotización a cargo del empleador, junto con una disminución del 3,3% real de los salarios líquidos en el largo plazo producto de la misma reforma.

Parece paradójico, pero el informe de productividad da una señal clara del mal diagnóstico del Ejecutivo de cómo mejorar las pensiones, pues no puede pretender mejorar las pensiones a costa del empleo de miles de trabajadores, quienes al no tener un empleo formal simplemente no estarán contribuyendo para sus futuras pensiones, por lo que la reforma previsional tendrá efectos contrarios a los esperados.

Si bien se ha tratado de bajar el perfil al informe, argumentando que la cifra corresponde a una cota superior, lo cierto es que los estudios de efectos colaterales del Ejecutivo siempre se quedan cortos en sus estimaciones, recordemos el caso de la Reforma Tributaria, en donde el ministro de entonces justificaba que ésta no tendría efectos en la economía, lo que claramente no fue así y le terminó por costar su puesto.

Es inevitable recordar la reforma previsional del primer gobierno de la Presidenta Bachelet, la cual fue una muy buena reforma, que le dio una muy buena continuidad de políticas previsionales al sistema AFP, profundizando el pilar solidario, el APV para la clase media y la licitación de cartera de nuevos afiliados entre otras buenas medidas técnicas que contribuyeron a perfeccionar nuestro sistema previsional. Pero esa reforma fue 100% técnica, con visión de largo plazo, y lograda luego de 2 años de trabajos conjuntos para poder aprobarla como la gran reforma de ese gobierno.

Distinto es el caso de la actual, 100% politizada y que se pretende aprobar con urgencia en sólo un par de meses, sin un trabajo conjunto, y que además generaría una cesantía importante y menores sueldos.

La argumentación de que esta es una mala reforma provino desde el mismo equipo de la Presidenta, y es de esperar que dejen pasar la iniciativa y que sea el próximo gobierno el que lidere los cambios, y que sean los afiliados mediante su voto quienes decidan hacia dónde quieren llevar los cambios necesarios al actual sistema previsional.

Etiquetas