Economía y Negocios

1550, el restaurant que sirve platos y vinos con sabor y aroma regional

Por: Felipe Placencia | 20 de Agosto 2017
Fotografía: Romilio Pasmiño P.

1550, Vino y Cocina Bío Bío” lleva pocos días abierto al público, pero ya está dando mucho que hablar. Y hay sabrosas razones para ello.

Este restaurant y wine-bar ubicado en San Pedro de la Paz, en calle Los Mañíos 1621, se alza como un verdadero castillo de la cultura culinaria tradicional de la zona.

Y si bien la etiqueta puede sonar pretensiosa, no hay nada rebuscado detrás. El menú se elabora con productos frescos de la Vega Monumental y los vinos provienen directamente del campo.

“Los chanchitos y vinos son de Coelemu y otras comunas del Valle del Itata. Las papas son de Cañete, por ejemplo”, dice el mejor sommelier de Chile 2005, Héctor Riquelme, junto a su socio Felipe Macera, uno de los chefs más reconocidos del sur del país.

Detrás del deliciosos menú están otros socios: Lila Rodríguez, Barry Cruces y Claudia Rojas.

¿De qué platos estamos hablando? La malaya para compartir en grupo de amigos está a $14 mil. El tártaro a $10 mil y los vegetales a la chacra igualmente se pueden saborear por el mismo precio.

Luego están los platos individuales. Por ejemplo: papas rellenas se pueden disfrutar a tan sólo $6 mil 900 y la hamburguesa de prieta a $7 mil.

La lista es más extensa, sin embargo, la idea es que los comensales descubran cuáles son. “Llegar a esta carta que parece sencilla, no fue fácil”, advierte Felipe Macera y añade: “La idea es que la gente disfrute un plato sabroso y a su temperatura adecuada y que no tenga una larga espera. Tampoco es una cocina pretensiosa con montaje”

Todo va acompañado con deliciosos vinos, esos que no son masivos, pero que gozan de gran reconocimiento entre los catadores y en que más de alguno ha ganado medallas de oro y plata en concursos nacionales e internacionales.

Igualmente, ofrecen aquellos que no, pero que al probarlos devuelven a los orígenes del vino en Chile. “Traigo una pituquitas (garrafas de 5 o más litros) de Guarilihue para servir y son encantadoras”, añade Riquelme.

Enamorarse de la Región

Pero aquí hay algo más. Los pequeños detalles, los guiños a la Región están cuidadosamente distribuidos en las instalaciones.

“Las lámparas son de artesanas de Antuco y los pocillos de greda vienen de las artesanas de la Quebara da Las Ulloa. El gran mural del salón lo hizo el reconocido Fernando Cartes (Kartess) y se inspiró en todos los elementos que configuran la identidad de la Región”, dice Lila Rodríguez.

En una breve mirada a esta obra, las grandes culebras podrían ser Ten-Ten Vilú y Cai- Cai Vilú (mitología mapuche) o simplemente una representación de los ríos Bío Bío e Itata. De todas formas, hipnotizan a quienes escuchan los suaves síncopas de jazz, dando un toque cosmopolita retro al ambiente, pero sin perder lo actual. Todo entre tintineos de copas y conversaciones relajadas al disfrutarse los platos servidos en su punto.

Se trata de un lugar que invita a enamorarse del Bío Bío y de sus raíces, sin desconocer, eso sí que hay un proceso de división político-territorial. No obstante, la identidad y la cultura trascienden los límites.

“Sí, es una experiencia a probar los sabores de la Región. Desde gente que la conoce y quienes quieren volver a reencantarse con ella, hasta la que nunca la ha recorrido”, indica Riquelme.

Y, eso no es todo. En el segundo piso Felipe Macera tiene su propia cocina- biblioteca ( con más de 100 libros) en la que dicta cursos de cocina grupal que van desde los $30 mil.

“Puedes aprender desde comida chilena, italiana y hasta comida tailandesa”, explica Macera sobre este verdadero laboratorio de cocina- fusión.

Al frente, Héctor Riquelme tiene su propio salón de cata, donde enseña a degustar los distintos tipos de brebajes y cepas a tan sólo $20 mil la sección. Incluso, tiene una vinoteca climatizada a 12° para que el contenido no destiña.

“Lo bueno es que tuvimos este apoyo Ipro de Fomento Bío Bío. Creyeron en nosotros y nos apoyaron. Agradecemos , igual, a todos los productores que nos abastecen para ser intermediarios de nuestros consumidores finales”, resalta Riquelme.

Asimismo, tienen apoyo especial. Hace unos días estuvo en la inauguración Héctor Vergara, el único master sommelier de Chile y de toda Latinoamérica. “Es un lugar entretenido, un lugar con alma, relato y que tiene tremenda comida y grandes vinos ¡Salud!”.

Igual se sumaron a la promoción los destacados Álvaro Lois y Ciro Watanabe en videos.

“Los invito a que visiten el nuevo proyecto de Concepción, de dos grandes amigos”, llama el carismático Watanabe.

No obstante, es el público quien premia con el dedo para arriba. En el Facebook oficial, los buenos comentarios no paran.

“Me encantó este restaurant. Todo exquisito y con identidad de nuestra zona. Maravillosos sabores que aún no puedo olvidar: la lengua escabechada y el pescado frito apanado acompañado de mayonesa de piure”, opina Alejandra Aravena.

Mientras que Lorena Zenteno postea: “Por fin un restaurant 100% de la zona y de elegante sabor. Excelente carta tanto de comidas y vinos ¡La lleva !”.

Etiquetas