Economía y Negocios

Thomas Keller, gerente general de Colbun: “Nosotros, como industria, buscamos fomentar el uso de la electricidad”

Por: Javier Ochoa | 02 de Julio 2017
Fotografía: Thomas Keller, gerente general de Colbun

El ejecutivo explicó las razones de bajar la unidad 2 del complejo térmico Santa María y sostuvo que confía en que Chile retomará niveles de desarrollo y de demanda.

Es sabido que la demanda energética crece muy lentamente, lo que ha llevado a que el mercado eléctrico esté abastecido, con una importante presencia de energías renovables no convencionales. Y esto ha llevado a que grandes eléctricas hayan puesto en pausa proyectos por 7.500 MW.

Efectivamente, en la industria ven que existe una sobre oferta de energía, pues el lento crecimiento de la demanda (en marzo, por ejemplo, la demanda máxima a nivel nacional fue apenas 0,5% superior a la del mismo mes de 2016 y 3,5% inferior a la de febrero), choca con la entrada de nuevas centrales, principalmente renovables, que estaban planificadas con antelación. A modo de ejemplo, el peak de consumo en febrero fue de 9.784 MW, mientras que la capacidad instalada llegó ese mes a 22.630,4 MW. Es decir, más del doble.

En paralelo, se ha visto cómo ha ido mutando la matriz eléctrica nacional, la que hace una década se carbonizaba a partir de varios proyectos termoeléctricos, hoy evidencia un giro hacia tecnologías más limpias, gatillado, entre otros factores, por una ciudadanía cada vez más consciente de la importancia de cuidar el medio ambiente, misma que se opone tenazmente cuando se escucha de alguna iniciativa en base a este combustible fósil.

Fue en este contexto que la empresa generadora de energía, Colbun, decidió no seguir adelante con la construcción de la segunda unidad del llamado Complejo Termoeléctrico Santa María de Coronel (la unidad 1 de 350 MW inyecta desde 2012), con una inversión que bordea los US$100 millones y cuya potencia era de 350 MW, esto, pese a que contaba con los respectivos permisos para su materialización.

Así lo explicó el gerente general de Colbun, Thomas Keller, quien detalló que después de un profundo análisis interno la compañía considera que no están dadas las condiciones ni de mercado ni sociales para ejecutar la iniciativa.

“Nuestra visión del negocio integra el elemento social como parte importante de la estrategia de desarrollo. Mientras no tengamos la aceptación del proyecto por parte de la comunidad, encabezada por su máxima autoridad comunal, no vamos a seguir adelante con este proyecto”. Agregó que para Colbún es importante entrar por la puerta ancha en su relación con la comunidad, y que en ese sentido hoy no están dadas las condiciones sociales para poner en servicio esta segunda fase del proyecto.

El ejecutivo constató además el factor demanda. “Actualmente, el mercado eléctrico está bien abastecido, con una oferta importante de energías de fuentes variables, y un lento crecimiento de la demanda”. La decisión ha sido tomada, dijo, aun cuando la segunda unidad de Santa María tiene todos sus permisos al día y es parte integral del proyecto aprobado por la autoridad ambiental el año 2007.

Respecto de la Unidad 1 de Santa María, que opera desde el año 2012, Keller fue enfático en renovar el compromiso de la compañía de mantener los altos estándares de operación que ha caracterizado a la Central desde su puesta en marcha. “En estos casi cinco años de operación registramos un muy buen desempeño ambiental, que anualmente compartimos además a través de la Cuenta Pública con autoridades y la comunidad”.

Thomás Keller dijo que como compañía están muy orgullosos de cómo han operado su única central a carbón, la cual registra indicadores de emisiones que le permitirían operar perfectamente en cualquier ciudad de Europa.

Y añadió que si bien Colbun tiene una vocación de generación hidráulica y su estrategia apunta a crecer también en otras tecnologías de energía renovable, las centrales térmicas con altos estándares ambientales cumplen un rol de respaldo importante en el sistema para asegurar la continuidad de suministro.

– ¿La decisión sobre la unidad 2 es definitiva?

– Lo es en la medida que no cambien las condiciones sociales y económicas.

– ¿Y si cambiaran en un futuro?

– Eso ya es ciencia ficción.

– ¿Esto responde a un cambio de mirada sobre la matriz energética?

– Esto es independiente. Insisto, nosotros siempre hemos impulsado los proyectos cuando contamos con el apoyo de la comunidad local.

– ¿Cuál es su mirada general sobre el mercado?

– Nuestro negocio es generar energía, y por supuesto nos preocupa que la demanda esté creciendo a tasas tan modestas como lo estamos viendo, lo que refleja un poco lo que está pasando en el plano económico en general. Ojalá que retomemos tasas de crecimiento más importantes y que aumente la demanda por suministro eléctrico. En este sentido hay enormes oportunidades de crecer en la electrificación, y nosotros como industria buscamos fomentar el uso de la electricidad, por ejemplo, en el sector transporte.

– ¿Qué opina de lo hecho por este gobierno en materia energética?

– Se ha avanzado muchísimo, sobre todo en penetración de energías de fuente variable, lo que ciertamente impone desafíos en el entendido que el sistema necesita continuidad de suministro.

Etiquetas