Economía y Negocios

Ipec: confianza de los consumidores aumenta 2,8 y es el mejor del año 2017

Por: Javier Ochoa | 02 de Junio 2017
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Expectativas políticas, como cambio de gobierno, y económicas, como el empleo y la inflación explicarían una subida pese a un escenario adverso.

En abril, la confianza de los consumidores aumentó 2,8 puntos, alcanzando así el mejor registro en lo que va del año.

El índice se sitúa en 40,1 puntos e iguala lo observado en diciembre pasado. Este resultado representa una segunda alza consecutiva y es una recuperación después de los mínimos de enero y febrero.

Los factores que explican esta mejoría, usando los mismos datos del estudio, son una importante alza en la percepción de “estabilidad a 5 años plazo”, y una baja en las expectativas de inflación.

A pesar de esta mejora, hay que recordarlo, el Índice acumula largos 35 meses en la zona de pesimismo.

Variables de contexto

Abril se inició con noticias más bien pesimistas respecto a la economía, ya que se informó una caída del crecimiento a 1,3% en febrero, el peor desempeño desde 2009.

A esta noticia negativa se sumó la reducción de las proyecciones del crecimiento y aumento (leve) en la tasa de desempleo.

Si bien todos los subindicadores subieron en relación a marzo, el que realmente explica la mayor parte del alza en el Índice de Percepción de la Economía,  estimó el académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián, Javier Irarrázaval, es lo que se relaciona con la situación económica a cinco años, que tuvo un alza de más de 6 puntos (los demás indicadores subieron tan solo entre 0,2 y 2,2 puntos).

Efectivamente, en relación a marzo, los encuestados en abril se inclinaron mucho más favorablemente por un escenario positivo en el largo plazo, cinco años.

Para Irarrázaval, esto tiene una causa política.

“A mi juicio, esto se debe en gran medida a la ratificación (al menos hasta la encuesta Adimark de Evaluación del Gobierno de marzo, que es la última encuesta presidencial que pudieron observar los encuestados para este estudio en abril) del favoritismo de Sebastián Piñera como candidato presidencial. Este eventual cambio político en la administración pública sería bien visto por los consumidores en el largo plazo, al menos en su veta económica”.

El académico de la USS sumó como evidencia de que podría ser éste y no otro el principal factor que impulsa la confianza de los consumidores es que el tercer subindicador, sobre la situación económica a corto plazo (12 meses), sólo subió 0,2 puntos. “Esto implicaría que los consumidores esperan cambios económicos positivos en el horizonte temporal entre 1 y 5 años, lo que calzaría con el próximo gobierno, y no antes”, enfatizó.

Por otro lado, el economista del Centro de Estudios de Corbiobio, Ariel Yévenes, centró el foco en el factor empleo.

Destacó lo positivo de este mejoramiento que, si bien es ligero, se da en un contexto donde el crecimiento económico registra los peores índices desde tiempos de la crisis subprime, con proyecciones a la baja sucesivas y reiteradas sobre el dinamismo de la economía chilena y con impactos aun relativamente moderados en lo que a empleo se refiere, recordó.

“Tal vez, sea este último factor el que permite que, aun en un escenario complejo, una visión de orden más pesimista se instale en los consumidores, pues cabe plantearse que con la magnitud de la desaceleración que se afronta, quizás el impacto en el empleo podría haber sido un tanto más significativo”.

Etiquetas