Deportes

Región del Bío Bío y su inagotable fábrica de deportistas de exportación

Por: Samuel Esparza | 02 de Octubre 2017
Fotografía: Romilio Pasmiño

Atrás parecen estar quedando los tiempos de austeridad. Tras años donde la actividad deportiva regional careció de mayor protagonismo, y el éxito se vistió de casos aislados, el último tiempo está mostrando la cara opuesta.

Los programas introducidos en la última década por el Instituto Nacional de Deportes (IND) y, más recientemente por el Ministerio del Deporte (Mindep), sumado a una infatigable labor de los clubes y sus entrenadores, están dando réditos.

Esto se ha visibilizado en las selecciones chilenas, que cada vez se están llenando de exponentes formados en gimnasios, canchas, aguas y rutas de esta parte del país.

Ya no se habla de un solitario Jonathan Monje representando a Chile en atletismo; de un Alejandro Wolansky, en el hockey; de un Jaime Iturra, en las pesas, o de un ocho con timonel en una final olímpica de remo, como Los Ángeles 1984. Casos puntuales cambiados por grupos de deportistas acompañados de exitosos procesos.

Hoy, son cada vez más las disciplinas en las que resalta algún atleta regional, y cada vez más las camisetas rojas con la estrella en el pecho, usadas por ellos. Deportistas de verdadera proyección, esos de exportación.

Marcando el camino

El atletismo es uno de los deportes que mayores satisfacciones viene entregando a la Región, con el mérito de que sus exponentes más laureados son todavía muy jóvenes.

Víctor Aravena es uno de ellos. A sus 27 años, el coronelino es una de las máximas figuras que ha dado el fondismo de Bío Bío, acumulando un sinnúmero de títulos sudamericanos de cross country, 3 mil, 5 mil y 10 metros planos, siendo sus puntos más altos las medallas de oro en los 5.000 metros de los Juegos Suramericanos de Santiago 2014 y del Sudamericano de Lima 2015; el bronce en los Juegos Panamericanos de Toronto, y su clasificación al maratón de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Resalta también Isidora Jiménez (24), la mejor velocista chilena de la historia. Dueña de las plusmarcas en 100 y 200 metros planos, además del relevo 4×100 y 4×400, la penquista representó a Chile en mundiales junior y adultos, Juegos Suramericanos, Panamericanos y los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Otros son Daniel Pineda (32), campeón panamericano en Guadalajara 2011, y el penquista Cristián Reyes (31), habitual seleccionado criollo de velocidad y con pasos por los JJOO de Beijing 2008 y Londres 2012.

A ellos se han agregado noveles figuras con asiduas nominaciones a la “Roja”. Es el caso de Javiera Faletto (25), del Club Atlético Coronel, especialista en los 800 y 1.500 metros planos, y doble medallista en Juegos Nacionales; Margarita Masías (26), del Club Atlético Nahuén, campeona chilena de los 3 mil metros con obstáculos; Aquiles Zúñiga (30), del Club Atlético Coronel, plata y bronce sudamericano en los 800 y 1.500 metros planos; Wissnny Mathwes (19), que está creciendo a pasos agigantados proyectándose como fuerte carta en 1.500 metros, y Manuel Cabrera, maratonista con Juegos Olímpicos en el cuerpo. Adicionalmente, hay un cuarteto de chillanejas que coquetean con la selección. Una de ellas es Catalina Bravo, récord de Chile en lanzamiento del disco en cadetes , menores y juvenil; vicecampeona iberoamericana; 13° lugar en el Mundial de Menores; considerada en 2015 dentro de las siete mejores lanzadoras de disco del mundo en su edad, y oro en los Juegos de la Araucanía 2016, con récord del torneo.

Otra es Valentina Clavería, campeona nacional cadetes y escolar en lanzamiento del disco y martillo; monarca sudamericana en disco, y bronce en martillo; preseleccionada chilena en Juegos Sudamericanos y Juegos Olímpicos de la Juventud. La acompaña Catalina Irribarra, seleccionada chilena en jabalina y disco en el Sudamericano de Paraguay; campeona sudamericana de la jabalina en Medellín; campeona nacional de cadetes y escolar en jabalina; preseleccionada chilena a los Juegos Sudamericanos y a los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Y Rafaela Ramírez, seleccionada chilena en salto alto; seleccionada chilena a los Juegos Sudamericanos de la Juventud (Brasil); preseleccionada chilena a los Juegos Sudamericanos y a los Juegos Olímpicos de la Juventud, y medalla de oro en los Juegos de la Araucanía 2016.

Cierra la lista, la marchista de Negrete, Anastasia Sanzana (18), quien tiene dos mundiales, el récord nacional de los 5K y 10K, y fue distinguida por la Federación Chilena de Atletismo como una de las grandes promesas nacionales. Diego Roca (800 y 2.000 metros planos), de Penco, que estará en los Juegos Suramericanos de la Juventud. Y, en el ámbito paralímpico, Mauricio Orrego (17), del Club Nehuén de Concepción, oro en los 1.500 metros del Mundial Paralímpico Nottwil, Suiza.

Parquet que suma

El básquetbol y el balonmano son dos especialidades que han recuperado terreno a través de nuevas generaciones. En el caso del cesto, el título sudamericano Sub 17 conseguido este año por Chile, significó el destape del angelino, Álvaro Pimentel. De esta manera, se sumó en el primer ámbito al pívot, Javier Barra, preseleccionado nacional adulto para el clasificatorio mundial de noviembre ante Brasil.

En el hándbol, nuevamente Los Ángeles puso la cuota de calidad, con las figuras de Julio Baumann y Vicente Correa, integrantes de la selección chilena juvenil que hizo historia al clasificar a los octavos de final de un mundial (Georgia).

Aguas con gloria

Lo realizado por el remo de la provincia, es brillante. Acortando distancias de manera veloz con la otrora única potencia, Valdivia, se ha catapultado hasta ser mayoría en el combinado nacional dirigido por el head coach, Bienvenido Front.

Por supuesto, a la cabeza están las hermanas, Antonia y Melita Abraham (20), que han llenado vitrinas con decenas de medallas, logrando notables hitos para el remo chileno. Lo último de las sampedrinas fue en julio, cuando se coronaron campeonas mundiales sub 23 en Bulgaria, confirmando lo bueno que hicieron en los JJOO de Río donde alcanzaron el repechaje, y el 4° lugar en el Mundial Adulto de Polonia.

En ellas descansa la gran ilusión chilena de colgarse una medalla en el remo de unos Juegos Olímpicos, considerando que a lo menos tienen tres procesos más por delante. Acompañan esta carrera sus hermanos Ignacio y Alfredo, quienes componiendo diferentes botes, son parte de los escogidos para diversos torneos internacionales.

Igual notoriedad alcanza Felipe Cárdenas (26), quien logró repechaje en el par de remos cortos y el bronce en el cuádruple peso ligero de los Juegos Panamericanos de Toronto, además de disputar los JJOO de Río 2016. Lo mismo Josefa Vila (20), quinta en los dos y cuatro pares de remos cortos de Toronto, y con un paso en Río 2016.

Lo propio, César Abaroa, del CD Inger, que brilló con una final en el Mundial de Remo Sub 23 de Polonia, y Marcelo Medina, triple campeón sudamericano en peso ligero, al igual que Felipe Inostroza, campeón sudamericano juvenil, ambos del Club Canottieri. Y Alonso Poblete, del CD Inger.

Talento en el pasto

No sólo el fútbol, con el hualpenino Gonzalo Jara es la producción de Bío Bío en los pastos nacionales.

De la mano de clubes como Old John’s Country Club, Alemán y Amanecer, el hockey césped local ha ganado un lugar preponderante dentro del concierto nacional, con jugadores de varias series participando en procesos de selección. Alemán, por ejemplo, lo hace con Cristóbal Muñoz y Francisco Martínez.

Por el lado del Ojcc, quienes intervienen, con distintos grados de regularidad, de procesos selectivos y entrenamientos en Santiago (siendo observados por el staff técnico nacional), son Pablo Acuña, Tomás Hasson, Felipe Richard, Mateo Perret, Raimundo Espinosa, Lucas Rocha y Dominga Vargas (Escuela Talentos Sub12); Emilio Richard, Sebastián Wolansky y Javier Vargas (Sub 14); Cristóbal Muñoz, Gustavo Smith y Matías Herrera (Sub 16); Antonio Sosa, Martín Cumicheo, Pedro Ortigosa y Nicolás Neilson, de la Proyección Junior. En Adultos, destacan José Ortigosa, Felipe Cumicheo y Felipe Alegría.

Asimismo, el Club Amanecer, de la entrenadora Evelyn Bastidas, aporta con los seleccionados Nasteen Inzunza (Sub 16); Joaquín Serrano, Cristóbal Toledo y Joaquín Hidalgo (Sub 14), y Benjamín Zambrano (Sub 12). Un grupo de ellos viajó a la gira chilena en Mendoza y este año Insunza dio un salto al participar en el tornero de la Confederación de Hockey Argentino en Tucumán, mientras que en octubre junto a los demás se va a la gira formativa a Argentina.

En la hierba verde, el golf también hace lo suyo con jóvenes talentos como Agustín Márquez, habitual participante de eventos internacionales.

Mientras que el rugby no se queda atrás, con Francisco Neira, Iñaki Gurruchaga, Benjamín Soto, (Old John’s) y Sebastián Otero, Vicente Sichel y Javier Rodríguez (Troncos), quienes son parte de los trabajos del segundo semestre de la selección adulta , que incluirá una gira por Asia para jugar el Torneo Internacional Hong Kong, en noviembre. A ellos se suma Cristóbal Mainguyahue (Troncos), como parte del equipo Seven a Side que estará en los Juegos Bolivarianos.

Y por supuesto el tenis, que ya sea en pasto o arcilla, tiene al veinteañero Tomás Barrios como invitado y seguro miembro en un futuro del equipo de Copa Davis.

Palistas de bronce

Otra muestra de Bío Bío como potencia en las aguas, la da el canotaje, con sus exponentes liderando cada proceso selectivo.

San Pedro de la Paz lleva la bandera en este aspecto con su polo de desarrollo al mando del técnico Gualberto Mesa, y con los palistas Jean Valdebenito y Jeanarett Valenzuela (ambos panamericanos); el joven talento Joaquín Cataldo; Fabiola Zamorano (de Talca pero militante del Club Náutico Bío Bío de San Pedro); José Luis Garcés y Luis Felipe Farías, junto a Julián Cartes y Miguel Valencia (Santa Juana), y Felipe Rivera y Carlos Arévalo (Laja), todos clasificados a los Juegos Bolivarianos.

Además de Rosana Caicedo, quien va al panamericano específico con la garantía de cuatro medallas sudamericanas y una final en el Mundial Juvenil de Rumania. Y Katherine Wollermann, bronce en el Mundial Paralímpico de República Checa.

La fuerza es de Bío Bío

Por cuenta propia, la halterofilia regional se empina hasta ser mayoría en la “Roja”. Francisco Barrera (56 kilos) es el más experimentado y laureado con preseas sudamericanas y panamericanas a su haber, siendo acompañado en la misma división por los jóvenes Francisco Novoa y Aldair Castro.

En 77 kilos resaltan las grandes figuras de Alejandro Guanteo y Eduardo Soto, oro y plata en el reciente nacional de clubes Sub 23. En 105 kilos, el cañetino Melinton Baeza (18) es nueva figura, escoltado por Benjamín Alarcón en 85 kilos. Diego Soto es otro infaltable.

Las damas no se quedan atrás, con una Yerika Ríos (15) que parece no tener techo en los 58 kilos. Lo mismo Gladys Medina en 63 kilos, a quien siguen Mariela y Rosa González, Constanza Aranguez y Adriana Escobar, todas de 17 años.

El frontón es penquista

La pelota vasca penquista mantiene su hegemonía en el frontenis, con Ignacio Trucco, Julián González, Jesús García y Osvaldo Ortiz en varones, junto a Natalia Bozzo, Magdalena Muñoz y Fernanda Serrano, seleccionados nacionales que se alistan para la VI Copa del Mundo Frontón 30 metros, que entrega cupos al Mundial de Barcelona 2018 y a los Panamericanos de Lima 2019.

Mención merecen finalmente, los ciclistas Flor Palma (pista) y Gonzalo Garrido (ruta), además de los juveniles, Constanza Mora, Araceli Mora, Aiyelén Guzmán y Héctor Quintana, quienes están en el ciclismo de los Juegos Suramericanos de la Juventud (ayer Quintana se colgó el oro).

Así como Benjamín Hammersley y Alexander Imschenetzky, en la equitación.

 

Etiquetas