Deportes

Chile cayó por 1-0 ante Bolivia: En la altura recibió otro duro golpe que puede ser de K.O.

Por: Ricardo Cárcamo | 05 de Septiembre 2017
Fotografía: Agencia UNO

Jugando otro pésimo partido, la “Roja” no tuvo respuestas y quedó muy complicada de cara a Rusia.

Sin ideas, sin chispa. Sin esos empujes individuales que a veces salvaban cuando el colectivo no andaba. En La Paz, ante una Bolivia limitadísima, Chile dio otro paso atrás en su intención de llegar a su tercer mundial consecutivo. La “Roja”, otra vez haciendo un pésimo encuentro, cayó por la cuenta mínima, y de acuerdo a los resultados de los otros encuentros -que se jugaban al cierre de esta edición- podía incluso quedar fuera de zona de repechaje.

En la previa, Pizzi apostó por un equipo replegado en el mediocampo, tratando de ganar desde ahí el control de juego. Sin embargo, en la primera media hora sufrió mucho con los pelotazos del local, que se generó varias opciones a través de las pelotas paradas.

En el cierre del primer tiempo, se vio lo mejor de la “Roja”. Tomó el control del juego y se generó su opción más clara de todo el encuentro: pase profundo de Díaz para Isla, el “Huaso” centró de gran manera y Vidal disparó fuera con el arco casi vacío. Sin más novedades se fueron al descanso.

Cuando no pasaba mucho en el segundo tiempo, un remate boliviano a los 58’ fue interceptado con la mano por Marcelo Díaz. El juez Roldán cobró el penal, Arce se puso frente a la pelota y fusiló a Bravo para abrir el marcador.

Chile acusó el golpe de la desventaja y no se encontraba en la cancha. Tal como ante Paraguay, sus referentes no tenían protagonismo y le costaba progresar, mientras el local apostaba al libreto que más le acomoda: el contragolpe.

Pizzi intentó darle más profundidad al equipo con los ingresos de Paredes y Valdivia, pero como pasó frente a los guaraníes el panorama no cambió mucho. Chile tenía cero profundidad, y la zaga local controló sus predecibles embates con tranquilidad.

A los 75’, un cabezazo de Vidal fue desviado por el brazo de un boliviano, pero el árbitro no cobró nada. Pizzi ordenó el ingreso de Valencia, pero ni aun así pudo torcer la historia. Otra dura derrota, otro partido sin hacer un gol y la calculadora ya no se va más. Aunque por el nivel mostrado, el mundial se ve cada vez más lejos.

Tras el partido, el técnico de la “Roja” prefirió mantener el optimismo. “No estuvimos tan fluidos como en otros encuentros, pero quedan dos partidos y vamos a pelear hasta el final. Haremos el mayor esfuerzo posible para llegar al mundial, e intentaremos conseguir los resultados que nos den la clasificación”, aseguró Pizzi.

Etiquetas